https://static.elcomercio.es/www/menu/img/gastronomia-desktop.jpg

Las cocineras asturianas se hacen oír

Las cocineras asturianas se hacen oír

Las mujeres pasan a la acción y crean la Asociación de Cocineras del Principado de Asturias

Jessica M. Puga
JESSICA M. PUGAGijón

Hasta aquí. Las mujeres del sector hostelero asturiano han tomado la determinación de plantarse para terminar con la invisibilidad de su talento. Un grupo de profesionales del gremio acaba de fundar ACPA, la Asociación de Cocineras del Principado de Asturias, por iniciativa de Lara Rodríguez, actual chef ejecutiva del servicio de restauración del acuario de Gijón. Defienden que también existen, que tienen restaurantes muy potentes y puestos de responsabilidad, así que solo piden que se les reconozca su labor sin discriminación por cuestión de sexo.

Los primeros pasos de la iniciativa los están dando, además de su promotora, Kenya Vargas, María Bode, Liset Rubio, Aroa Alarcón, Teresa Camacho, Mary Fernández, Daniela Bodevín, Mónica Pasarín, Vanessa Álvarez, Naimity Tenorio, Melania Méndez, Sara López e Yvonne Corral. 'Yantar' las ha reunido en la que se convirtió en su primer encuentro oficial. Proyectos tienen muchos, pero ganas aún más. «Somos guerreras y venimos a por todas», advierten.

La discriminación, dicen, está patente cada día, tanto en grandes citas como en pequeños detalles. «Voy a muchas catas de vino, y en la mayoría hay solo hombres», apunta Lis Rubio, jefa de cocina de Secreto a voces, en Oviedo. Las mujeres no aparecen representadas en igual medida en las grandes citas de la gastronomía ni acaparan la actualidad. ¿Por qué? «Por machismo, supongo», apunta Naimity Tenorio, quien lleva un lustro al frente del restaurante Picakechinga de Avilés. «No estamos en el mismo estatus. Yo y mi marido somos cocineros, pero cuando alguien nos pregunta ya da por hecho que él es jefe y que yo soy 'solo' la cocinera. Es una cuestión que se da muchísimas veces», cuenta Sara López, al frente del catering Flor de cerezo.

Buscan el origen del problema y no creen que sea una cuestión netamente masculina. «Es la sociedad en general y no solo los hombres los, digamos, responsables», coinciden en señalar. «Aunque nosotras también estemos es como que interesa ver solo a los hombres. Somos humanos, qué más dará el sexo», comenta Teresa Camacho, al frente del bar-restaurante que lleva su apellido y se encuentra en Anieves. «Aún hoy se da por hecho que una mujer tiene que saber ser ama de casa y tener instinto maternal. Yo no sabía cocinar ni cuando me casé. En cambio, si un hombre joven sabe cocinar y lo pone en práctica, lo alaban y casi le dan un premio. ¿Qué pasa?», se pregunta Kenya Vargas, responsable del catering Tupperhouse iniciada en la comunicación y la restauración ovetense. «El mayor problema que percibo es que aún se mantiene el pensamiento de que un hombre es el que tiene que estar al frente del proyecto, sea este el núcleo familiar o un restaurante», apunta Vargas. «Siempre habrá un padre, un marido, incluso un hermano con el que hablar las 'cosas importantes. Que una mujer sea la cabeza es muy raro, es un tema social», explica la profesional, quien ve hasta chistoso que la mayor parte de la tradición culinaria venga por la rama de las madres, pero luego el gran chef sea un 'tío'. «¿De dónde salió? ¿Cuándo se le va a dar un premio a la madre».

«Yo trabajo con hombres. Soy segunda de cocina en el Castillo del Bosque la Zoreda y, aunque tengo unos compañeros muy buenos, creo que hace falta defender la profesionalidad de la mujer», apunta Daniela Bodevín. La situación no quita para que haya algunos casos de 'micromachismos' dentro del propio sector: son habituales las preguntas acerca de si la posible nueva incorporación 'está buena', aun sin interesarse en el currículum, y las discrepancias cuando la jefa, la que manda, es una mujer. «La sociedad tiene que madurar desde luego», resume Lara Rodríguez.

De izquierda a derecha, Mónica Pasarín, Sara López, Yvonne Corral, Vanessa Álvarez, Teresa Camacho, Liset Rubio, Daniela Bodevín, Naimity Tenorio, Lara Rodríguez y Melania Méndez, integrantes de la Asociación de Cocineras del Principado de Asturias, en el Acuario de Gijón, que les presta sus instalaciones.
De izquierda a derecha, Mónica Pasarín, Sara López, Yvonne Corral, Vanessa Álvarez, Teresa Camacho, Liset Rubio, Daniela Bodevín, Naimity Tenorio, Lara Rodríguez y Melania Méndez, integrantes de la Asociación de Cocineras del Principado de Asturias, en el Acuario de Gijón, que les presta sus instalaciones. / Daniel Mora

Las mujeres de ACPA reconocen que parte de la situación actual es responsabilidad propia. «Hemos sido cómplices. Nos hemos quedado en segundo término y no supimos hacer un alto a tiempo. Es ahora cuando parece que estamos dándonos cuenta de que ya toca decir 'basta' y cambiar las cosas», dicen. «Es que, tal y como están las cosas, las mujeres partimos con unos condicionantes que en muchos casos terminan echándonos para atrás. Sabemos que por nacer féminas nos va a costar todo el doble. No hablo de hacernos famosas, ojalá fuera eso, me refiero a salir a flote, a tener responsabilidad y un futuro fácil», expone Tenorio.

La conciliación familiar es otro tema que condiciona su profesionalidad, algo que vienen arrastrando de décadas atrás, cuando la mujer solía quedarse en casa cuidando de la familia. «Las cosas han cambiado, así que las responsabilidades del hogar debería repartirse, de verdad, equitativamente, para poder avanzar», defiende Rodríguez. «Es que el sistema actual no está preparado para que las mujeres podamos conciliar, y no hablo solo de la hostelería, pues nuestro sector ya es complicado de por sí sin importar el género. Creo que las bajas no son como deberían y a la hora de contratar a un treintañero, se prefiere a un hombre, algo que no entiendo porque nosotras trabajamos tanto o más, porque tenemos la tarea añadida de hacernos valer. En este sentido, hay medidas que los que están por encima de nosotras deben tomar», comenta Sara López.

Por todo esto necesitan visibilidad, porque saben que no es que no sean capaces ni que prefieran mantenerse al margen como pasaba antes: «Estamos aquí y podemos ser igual o mejores que ellos», clama Lara Rodríguez. «Creo que todas hemos tenido algún día un dolor de regla de esos que te retuercen y no te dejan ni caminar, pero lo aguantas y luego ves que uno te viene a decir que se va a casa porque tiene un poco de gripe. De eso no se habla», defiende la responsable de Tupperhouse.

¿La sociedad está cambiando? «Puede parecer que sí, pero, al menos de momento, está siendo algo muy superficial. Yo, al menos, no lo estoy notando en mi día a día. Al menos, es un tema cada vez más presente», explica la responsable de Flor de Catering. «Pero vamos a dejar una cosa clara. Tampoco es bueno que haya total equidad. La cuestión está en valorar el currículum sin atender el sexo. En las fotos no tiene que haber el mismo número de hombres que de mujeres por 'postureo' o para que no nos quejemos, tiene que ser lo mejor para el colectivo», advierte Melania Méndez, al frente de La Candelaria de Mela, en Langreo.

Ha llegado el momento de las mujeres y, para agruparlas a todas, porque en equipo se llega más lejos, nació ACPA, asociación que en 2019 empezará a dar sus primeros pasos. «Es la hora de gritar que estamos aquí y que este es nuestro momento», anuncian. La inquietud de Lara Rodríguez ha motivado a un grupo que tiene las ideas muy clara. Los responsables del Acuario de Gijón les prestan el espacio para hacer desde presentaciones a mesas redondas y 'showcooking', proyectos estos en los que están empezando a trabajar. Una editorial ya les ha planteado la posibilidad de publicar un libro con su historia y sus recetas. Y esto no ha hecho más que empezar.

Integrantes de ACPA

Lara Rodríguez. Chef ejecutiva del servicio de restauracion del Acuario

Gijonesa fundadora y presidenta de la Asociación de Cocineras del Principado de Asturias. Actualmente, ultima la apertura de un nuevo restaurante en el Acuario de Gijón, el cual tendrá un concepto de cocina abierta al público.

Kenya Vargas. Catering Tupperhouse

De origen mexicano y residente en Oviedo desde hace algunos años. Tiene el Catering Tupperhouse, desde el que también prepara eventos e imparte cursos y soluciones para comer sano durante toda la semana. Regentó el restaurante Étnica Street food internacional en Oviedo.

María Bode. Repostera

Gijonesa de 26 años. Comenzó a trabajar en el Real Balneario de Salinas. Luego, creó un blog de pastelería y esto la llevó a realizar la parte dulce de las meriendas del emblemático Café Dindurra. Actualmente, está especializándose en pastelería en el Basque Culinary Center.

Liset Rubio. Jefa de cocina de Secreto a voces

Se formó en la Escuela de Hostelería del Principado de Asturias en la promoción de 2005. Una vez terminados sus estudios, siguió formándose durante años en grandes restaurantes como La Salgar, La Corrada del Obispo y Casa Fermín. Ahora, está en Secreto a voces (Oviedo).

Aroa Alarcón. Jefa de cocina de Gotta

Estudió Psicología y, mientras lo hacía, empezó a trabajar en sala en el restaurante El Urogallo. Pasó un tiempo en las islas Canarias y, al volver a Asturias, empezó a hacer cursos de cocina. Desde hace un año, es la jefa de cocina del restaurante Gotta del Hotel Tierra del agua.

Teresa Camacho. Dirige el bar Camacho

Es la propietaria del Bar Camacho, un establecimiento familiar con sede en Anieves,desde hace ocho años. Apuesta por la cocina tradicional, es decir, por los guisos de toda la vida. Es la última incorporación del Club de Guisanderas de Asturias; entró a formar parte de él en julio del pasado año.

Mary Fernández. Al frente del Mesón El centro

Cocinera. Lleva 24 años al mando del restaurante Mesón El centro, así que es la artífice de que el establecimiento ubicado en Puerto de Vega tenga el galardon Bib Gourmand de la 'Guía Michelin'. Define su cocina como fresca y tradicional con un toque de rock'n'roll.

Daniela Bodevín. Segunda del restaurante Castillo del Bosque la Zoreda

Esta ovetense fue durante dos años (hasta el 2017) la segunda jefa de cocina de Secreto a voces y lo es ahora del Hotel Castillo del Bosque la Zoreda. Estudió hostelería en Gijón y su primer trabajo fue en El Cachopito.

Mónica Pasarín. Nuevo equipo del Acuario

Aunque lleva ya ocho años cocinando en el Acuario de Gijón, ahora se estrena con entusiasmo en el equipo que lidera Lara Rodríguez. Empezó en cocina tras pasar un verano ayudando a su madre. Tenía entonces 21 años y quedó tan enganchada que no pudo dejar la profesión.

Vanessa Álvarez. Nuevo equipo del Acuario

Su padre amaba la cocina y fue el responsable de transmitir a Vanessa esa pasión. Ella estará en la nueva cocina del Acuario de Gijón, en donde las obras empezarán en los próximos días con el objetivo de concluir antes de la llegada de verano. Será entonces cuando estrenen terraza.

Naimity Tenorio. Al frente de Pikakechinga

Mexicana de origen y residente en Avilés, donde dirige desde hace cinco años el restaurante Pikakechinga. Antes de asentarse en Asturias, viajó por todo el mundo y, aunque lo suyo es la cocina de México, ha recibido influencias de distintas partes del globo.

Melania Méndez. Regenta La candelaria de Mela

En su restaurante-streetfood, llamado La candelaria de Mela (Langreo), apuesta por reunir música, quesos y buena comida. Abrió su primer negocio con 18 años recién cumplidos y tras realizar varios cursos de cocina. Regentó entonces una cafetería en Blimea.

Sara López. Lleva el catering Flor de Cerezo

Tras titularse en Restauración y trabajar mano a mano con su madre, Yvonne Corral, en el restaurante familiar, Casa Telva, pasó a hacerse cargo del catering Flor de Cerezo, en donde apuesta por un nuevo concepto totalmente personalizado. Pertenece al Club de Guisanderas de Asturias.

Yvonne Corral. Dirige la cocina de Casa Telva

Está al frente de los fogones de Casa Telva (Leceñes, Siero), establecimiento abierto en 1991. En su restaurante prima la gastronomía tradicional con alguna actualización e influencia centroeuropea. Corral es miembro del Club de Guisanderas de Asturias.

Síguenos en:

Temas

Yantar