https://static.elcomercio.es/www/menu/img/gastronomia-desktop.jpg

El cachopo y el espumoso rosado son pareja de hecho

Los vinos y los cachopos seleccionados para la actividad. /
Los vinos y los cachopos seleccionados para la actividad.

Gastroviedo propuso un juego a los comensales congregados en La Marimorena: elegir el mejor vino para degustar el plato

Jessica M. Puga
JESSICA M. PUGAGijón

¿Cuál es el mejor vino para disfrutar de un cachopo de premio? Es la pregunta que se hicieron los responsables de Gastroviedo –recién estrenada plataforma para dinamizar el sector gastronómico de la capital– y a la que dieron respuesta el pasado lunes con participación de la empresa de eventos gastronómicos Gustatio y el restaurante La Marimorena, taberna asturiana ganadora dos años consecutivos del premio al mejor cachopo del concurso convocado por EL COMERCIO.

Se sirvieron los dos cachopos y se maridó cada uno con dos vinos. El primer plato, el tradicional, estaba elaborado con IGP Ternera Asturiana, jamón de bodega y queso Vidiago, rebozado con panko e iba acompañado de setas y patatas deluxe. Con este se sirvieron De Nit 2016, de Raventós i Blanc, un espumoso rosado, y La Val 2012, un albariño de Rías Baixas fermentado en barrica.

Para el segundo cachopo, el primitivo, el equipo de cocina de La Marimorena empleó IGP Ternera Asturiana, jamón ibérico y queso de La Peral y presentó un puré de patata como guarnición. Para maridar este plato, los organizadores eligieron dos tintos:el crianza Habla del silencio, elaborado en Extremadura, y el rioja Arnegui Reserva 2013.

Al final, llegó la votación. Casi la mitad del medio centenar de presentes se decantaron por el maridaje con el espumoso rosado. Así lo comprobó David Fernández-Prada, que presentó el acto.