https://static.elcomercio.es/www/menu/img/gastronomia-desktop.jpg

10 consejos para conservar los alimentos en verano

Cómo conservar los alimentos en verano
Fotolia

EL COMERCIO
EL COMERCIOGijón

Verano, vacaciones... Nos relajamos y actuamos de un modo mucho más flexible en temas importantes como la alimentación. Por ejemplo, organizamos un día de playa o una excursión a la montaña y no siempre tenemos en cuenta que las altas temperaturas favorecen el crecimiento de microorganismos en los alimentos y que romper la cadena de frío puede hacer que se estropeen con rapidez. Para ayudarnos a evitar esto, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha difundido un decálogo de consejos para conservar los alimentos en verano.

1. Cuida tu higiene personal y la de la zona de trabajo antes de manipular los alimentos.

2. Una vez que hayas cocinado, mete la comida en la nevera una vez que deje de estar caliente. Si vas a tardar en consumirlo, mejor mételo en el congelador.

3. Cuando te lleves la comida a la playa o al campo, usa recipientes muy limpios y herméticamente cerrados. Mantén fresca la nevera o cesta con la comida.

4. Las sobras de comida guárdalas enseguida en el frigorífico y si has abierto una lata y no la consumes entera, guarda la comida en un recipiente de plástico o cristal.

5. Recuerda mantener siempre bien tapados los alimentos.

6. Evita la 'contaminación cruzada', es decir: cubiertos o platos que hayas usado para manipular los alimentos crudos, no los utilices de nuevo una vez cocinados sin haberlos lavado bien.

7. A la hora de recalentar la comida, asegúrate de que será lo que se vaya a consumir en ese momento.

8. Cuando hagas la compra, deja para el final los alimentos que necesitan refrigeración y date prisa para volver a meterlos en frío. Si vas a tardar, utiliza una bolsa isotérmica para mantener la cadena de frío.

9. En el frigorífico, pon más a mano los productos con fecha de caducidad más cercana.

10. Y en cuanto a la temperatura de conservación dentro del frigorífico, recuerda que las carnes, pescados y platos preparados deben estar en la zona más fría (entre uno y cuatro grados) y verduras y frutas, en la más templada (entre cinco y ocho grados). En las neveras modelo combi, la la parte donde están los cajones para las verduras o justo encima de ellos suele ser la más fría.

 

Fotos

Vídeos