https://static.elcomercio.es/www/menu/img/gastronomia-desktop.jpg

El mejor menú del Camino de Santiago

El mejor menú del Camino de Santiago

La costa asturiana se puede recorrer de punta a punta a través del Camino. Hoy lo hacemos con parada en los restaurantes que jalonan 270 kilómetros de 'paseo'

Jessica M. Puga
JESSICA M. PUGAGijón

El Camino de Santiago no deja indiferente a nadie. De ello dan fe los cientos de miles de peregrinos que llegan cada año a Compostela. Perderse a lo largo de las etapas es una faena tan dura como gratificante y sin duda enriquecedora. Ir completando las etapas permite, además, descubrir lugares de forma muy diferente a como se verían de otro modo, y también redescubrirlos. Hoy proponemos recorrer la costa asturiana de oriente a occidente en diez etapas siguiendo las indicaciones del Camino del Norte y parando a disfrutar de la gastronomía local. Caminar no está reñido con degustar un buen pescado, una buena carne, verduras y hasta marisco. Por delante nos esperan 270 kilómetros desde la frontera con Cantabria, en Bustio, hasta cruzar el Eo y muchos platos y bebidas para acompañar el camino. La opción de saltar de parada en parada también queda abierta, porque este camino bien puede ser solo gastronómico.

La primera etapa asturiana de esta particular selección atraviesa el concejo de Ribadedeva, en cuya capital, Colombres, hay dos restaurantes con variada y tradicional oferta gastronómica que sirven menús para peregrinos. El final de esta etapa está en Llanes y allí uno de los clásicos es Casa Canene, bar-restaurante abierto en 1963 en el que su anfitrión, José Alberto Santiago, acostumbra a recibir caminantes por su ubicación privilegiada: «Estamos a 50 metros de la basílica y tenemos una señal del Camino en nuestra misma calle, así que nos encuentran bien», apunta, al tiempo que señala que su menú del día y algún plato puntual de la carta acaban siendo las preferencias de estos comensales.

En Llanes y alrededores son muchas las opciones y los pescados y mariscos reinan en la mayor parte de ellas. Los productos suelen salir directamente de la rula a la mesa, así que dejarse llevar por lo que marca la temporada siempre es un acierto. Otra, comerlos con arroz en una clásica paella, que los hidratos de carbono siempre son buenos para reponer fuerzas y recargar los músculos de energía.

Estacionalidad en lo referido a la demanda notan también los encargados de servir las viandas. «De unos años para aquí, recibimos peregrinos durante todo el año, pero la mayoría llegan entre abril y octubre, esa sigue siendo la temporada alta», apunta Zoilo Alonso, el actual responsable de Casa Zoilo, establecimiento famoso por su pixín alangostado ubicado en Muros del Nalón. Hay otra cosa que le llama más la atención al cocinero. «Pasan por Asturias muchos asiáticos. Mi mujer, que es filipina, suele hablar con ellos acerca de la fama internacional que tiene el Camino», apunta.

Probar diferentes tipos de los muchos quesos que se elaboran en la región es casi obligado. Igual que la sidra, perfecta por su baja graduación. Un buen plato de fabada también puede ser una opción para los más valientes. No es lo más ligero ni como comida a mitad de etapa ni como cena, pero siempre puede dejarse para alguna etapa de descanso. Más livianas y frescas son las verduras y, de hecho, ahora es un buen momento para refrescarse a la hora de la comida con un buen plato de ensalada.

Las opciones son muchas. Aquí aportamos solo algunas sugerencias que sirven para caminantes y para quienes quieran apuntarse solo al recreo sin necesidad de ir previamente a clase. Lo dicho, también se puede peregrinar de restaurante en restaurante.

La Caridad - Vegadeo Cocido con grelos

Las influencias gallegas son innegables en todo el occidente, pero aquí más. Este cocido, no apto para cobardes, no escatima en chorizo, botelo y grelos. El plato es completo y una buena forma de entrar en la comunidad vecina por todo lo alto. Lo siguiente es cruzar a Ribadeo. En el Restaurante La Barrica (Vegadeo) preparan este de la fotografía por encargo. Otros sitios recomendados: Restaurante Peñalba (Castropol).

Cadavedo - Luarca Calamares en su tinta

Estamos en la costa y los productos de la mar son obligados de punta a punta. Entre Cadavedo y Luarca, también. Pedir calamares, fritos o guisados, es una opción buena a estas alturas del Camino. En el Restaurante El Barómetro, en Luarca, son conocidos y muy demandandos los calamares en su tinta, que suelen acompañar de arroz blanco. Otros sitios recomendados: Restaurante Terraza Miramar(Luarca).

Salinas - Soto de Luiña Tronco de bonito escabechado

El bonito es el pescado del verano y abundante en el Cantábrico. Se presta a muchas elaboraciones, tan variadas, casi, como permite la imaginación. En Casa Zoilo (Muros del Nalón) han preparado el bonito escabechado y lo han acompañado de tomates dulces. Otros sitios recomendados: Restaurante Diego (Piedras Blancas).

Sebrayo - Gijón Fabada

Llegados a este punto, los más valientes pueden atreverse con la fabada, opción poco habitual entre los peregrinos porque seguir caminando se hace duro y, si la opción es la cena, también aunque por motivos diferentes. Pero todo es querer. En la Sidrería Bedriñana de Villaviciosa la sirven con todos sus 'sacramentos'. Otros sitios recomendados: El Rompeolas (Villaviciosa). El Recetario (Gijón). Casa Zabala (Gijón).

Llanes - Ribadesella Arroz con anguila y foie

Además de pescados y mariscos, los arroces son una buena alternativa para añadir hidratos de carbono a la dieta. Se trata de un plato rico y contundente con el que cerrar un día de caminata. No se recomienda para mitad de etapa por razones evidentes. En el Restaurante Quince nudos (Ribadesella) sirven muchos arroces. Los tienen para una persona. Otros sitios recomendados: El Campanu (Ribadesella). Restaurante La Huertona (Ribadesella).

Luarca - La Caridad Verdinas con pixín

La recta final del Camino de la Costa a su paso por Asturias lleva a la rica gastronomía del occidente. Antes de cruzar el río Eo y llegar a Galicia, es buen momento para decantarse por la verdina asturiana. Si pudimos con la fabada... En Casa Consuelo (Otur) proponen estas con pixín. Otros sitios recomendados: La Cofradía (Puerto de Vega). La Barcarola (Navia).

Soto de Luiña - Cadavedo Pulpo con verduras

La influencia gallega se deja notar cuando sales de Soto de Luiña. En Cudillero optamos por un producto conocido: el pulpo, en este caso con verduras. En el concejo de Cudillero, más en concreto, en el pueblo de Ballota, está Casa Fernando, un hotel-restaurante que es toda una referencia porque lleva abierto desde 1947. Otros sitios recomendados: Restaurante Astur Regal (Cadavedo).

Gijón-Salinas Tomate relleno con mejillones

La huerta y el mar pueden darse la mano en esta particular peregrinación. Un tomate relleno es una buena y original opción llegados a este punto para cambiar de registro. La combinación resulta más sana, imposible. En Ronda 14 (Avilés) preparan este tomate relleno de mejillones, ejemplo de su cocina fusión. Otros sitios recomendados: Casa Tataguyo (Avilés). Restaurante Yume (Avilés). Ewan Salinas (Salinas).

Ribadesella - Sebrayo Timbal de verduras con cous cous de brócoli

Hacer el Camino de Santiago en temporada alta, es decir, a partir de primavera y hasta final de verano, es una buena excusa para deleitarse a la mesa con los productos que ofrece la huerta, que en Asturias es también rica y variada. En este plato de El Barrigón de Bertín (Lastres) utilizan varias para configurar un rico plato. Otros sitios recomendados: Restaurante Güeyu Mar (playa de Vega, Ribadesella). Casa Eutimio (Lastres).

Unquera - Llanes Ventresca de bacalao con tomate

En la costa asturiana, los pescados y mariscos suelen estar traídos directamente de la rula y, por ende, elegir algo de temporada siempre es una apuesta segura. Además, el pescado siempre es una alternativa digestiva. En la fotografía, un plato de bacalao preparado en Casa Canene (Llanes). Otros sitios recomendados: El Bálamu (Llanes). Castru Gaiteru (Celorio). Casa Poli (Puertas de Vidiago).

 

Fotos

Vídeos