https://static.elcomercio.es/www/menu/img/gastronomia-desktop.jpg

Galletas para acordarse de Moal

Ejemplares de las Moalinas. /DAMIÁN ARIENZA
Ejemplares de las Moalinas. / DAMIÁN ARIENZA

La canguesa Loli Rodríguez crea un postre con forma de bellota para que «nadie olvide que somos Pueblo Ejemplar de Asturias»

Jessica M. Puga
JESSICA M. PUGAGijón

No todos los días conceden a la parroquia vecina el Premio al Pueblo Ejemplar de Asturias ni se recibe la visita de los Reyes para oficializar la entrega. Las localidades galardonadas suelen incrementar el número de visitantes, pero, poco a poco, la fama se difumina. «Mi idea es que nadie olvide que Moal es la localidad ganadora de 2018», expone Loli Rodríguez, quien aprovechó su profesión –tiene un obrador en El Pládano, a apenas unos cinco kilómetros de Moal–, para «hacer algo y contribuir a que esto no acabe con un grandioso día de festivo». Y ese algo es dulce y comestible. Ha creado unas galletas, las Moalinas, con forma de bellota y variedades con y sin hojaldre.

«Tenía que ser algo apetecible y que se relacionara fácilmente con la zona», apunta Rodríguez. Por eso, la caja lleva sobreimpresa una fotografía de Moal y las galletas imitan la forma del fruto del roble, el rey del paisaje de Muniellos.

Para elaborar este postre se necesita harina, manteca de cerdo, huevo, licor de anís, ralladura de limón, azúcar y aceite de oliva. Se hace una masa –la repostera canguesa utiliza amasadora– con todos los ingredientes y se extiende a mano con un rodillo. A continuación, se coge un cortapastas y se meten al horno. «Yo tengo un horno de leña artesano, así que no hace falta que las deje más de 10 minutos», apunta Rodríguez.

Loli Rodríguez muestra una caja de Moalinas durante la visita de los Reyes a Moal.
Loli Rodríguez muestra una caja de Moalinas durante la visita de los Reyes a Moal. / DAMIÁN ARIENZA.

No fue tan fácil sacar la primera partida. «Tras pedir permiso a la Asociación de Mujeres de Moal para presentarlas, llegó la hora de ponerse a elaborarlas», cuenta la autora, mujer emprendedora en el mundo rural, algo que valoró, y mucho, el Rey durante su discurso. La repostera empezó el lunes anterior a la visita de don Felipe y doña Letizia y fue sacando cien cajas de 12 (seis hojaldradas y 6 de masa) cada día. En total, llevó 500 el pasado sábado, es decir, 6.000 galletas. Si bien, matiza que las cajas van al peso, porque debido al método tradicional de elaboración puede haber desajustes de tamaño.

«Voy a seguir haciéndolas aun pasada la entrega para contribuir a que se recuerde que Moal es ejemplar». Las galletas están disponibles en su web y en tiendas físicas de Cangas del Narcea, Oviedo y Gijón, cuyo número no deja de incrementarse. De momento, ya venden Moalinas en La Imperial (calle de Fernando Vela, 3) y, desde hoy, en la pescadería Sol (avenida Pumarín, 2), ambas de Oviedo. Y subiendo. Hasta Perú llegarán próximamente estas galletas ejemplares. «Me las han pedido de Madrid, desde donde volarán a América», indica Rodríguez.

Síguenos en:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos