https://static.elcomercio.es/www/menu/img/gastronomia-desktop.jpg

«Echar sidra me parece un arte»

«Echar sidra me parece un arte»
Jorge Vargas ofrece un culín. / Carolina Santos

El ganador del Concurso de Escanciadores vino desde Salamanca para cumplir su meta

LAURA ARAUJO

Jorge Vargas (Ecuador, 1982) logró hacerse el jueves con el primer premio del XXV Concurso Oficial de Escanciadores. Representante de la sidrería El Otru Mallu, se alzó con la victoria tras muchos años dedicándose a la hostelería.

–¿Esperaba ganar?

–Para nada. Esto fue una sorpresa. En los campeonatos en los que he estado en años anteriores, nunca fui capaz de alzarme con el premio en Gijón. Siempre quedaba segundo, tercero, quinto y esta vez gané sin esperarlo. Es un orgullo poder ganarlo aquí.

–¿Cómo se sabe cuánto hay que llenar el vaso?

–Saber saber, no se sabe. Ganar el concurso tiene una base de entrenamiento y suerte. Al fin y al cabo, depende de otros factores como el ambiente, el viento, la temperatura de la sidra... El concurso trata de repartir la botella equitativamente en los seis culines que hay que echar y que no quede un sobrante superior a 40 mililitros. Si repartes bien eso, te darán una buena puntuación.

–¿Qué opina del tópico de que todos los escanciadores son asturianos?

–No tiene nada que ver. La Fórmula 1 es de Inglaterra y la ganó un asturiano. No creo que tenga que ver que por ser asturiano tengas que echar sidra. Muchos no lo hacen o no lo practican. Cuando veo a la gente echar sidra me parece que es un arte, la forma de echarla, ver cómo cae. Eso es lo que me motivó para aprender a escanciar, que no me fue muy fácil al principio. Cogía la botella de varias maneras, miraba hacia delante, hacia arriba, hacia abajo... Pero si a algo le pones dedicación, al final, sale.

–¿Cómo se entrena?

–Tenemos una piquilla sana entre compañeros y amigos, entre Salvador Ondó y Wilkin Aquiles. Nosotros nos ponemos con las probetas, echamos sidra en nuetro descanso. Quieras que no, por eso vamos haciéndolo cada vez mejor. Llevamos 6 años representando a la sidrería y siendo campeones de Asturias. Es la única, que yo sepa, que tiene a los tres campeones de Asturias.

–¿Qué recomendaciones daría para ser un buen hostelero?

–Tiene que gustarte. Los camareros tienen que tener una psicología, porque no es simplemente servir platos, atender y demás. Hay que saber tratar con la gente. Hay personas que igual no aguantan la presión de trabajar un viernes, un sábado o un domingo. No hay consejo. Si te gusta, te gusta.

–¿Y ahora?

–Poco a poco voy dejando los concursos atrás. Ya no me dedico a la hostelería. Trabajo como técnico de reparación de calderas y vivo en Salamanca.

–¿Algún sueño?

–Mi sueño es viajar, y poco a poco lo estoy cumpliendo. Me puse la meta de ser campeón de Asturias y lo he conseguido. He ganado el concurso que más me gusta, que es lo que quería.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos