https://static.elcomercio.es/www/menu/img/gastronomia-desktop.jpg

Así se hace la sidra

Los agricultores enseñan a pañar la manzana que luego se maya en el lagar

Jessica M. Puga
JESSICA M. PUGAGijón

La maquinaria sidrera de Asturias está a pleno rendimiento. La temporada empezó hace casi un mes, un poco más adelantada que otros años y, desde entonces, los agricultores se afanan por recoger la manzana que ha crecido en sus praos. La Denominación de Origen Protegida Sidra de Asturias tiene 337 productores que trabajan las 890 hectáreas amparadas. Entre ellos, están Jorge Farrás y Aníbal Fernández, propietarios de siete hectáreas en Vega (Gijón).

La tarea en este terreno está gestionada por Campoastur, cooperativa que este año cuenta con una máquina vibradora, la primera que se utiliza en Asturias, que ayuda a vaciar los árboles de fruto en apenas cinco segundos. Si una persona puede coger 800 kilos a mano, la máquina supera los 3.000. Después, los operarios se encargan de separar la manzana del tronco del árbol. ¿Por qué? Porque una máquina recolectora de suelo se encargará de recoger entre 12.000 y 15.000 kilos de fruto en un día y le es más fácil hacerlo cuanto más alejado del ramaje esté.

Otra opción es pañar a mano, como se hizo toda la vida, valiéndose de un palo alto para tirar las manzanas que se resisten a desprenderse de las ramas y de un saco, para guardarlas una vez que estén en el suelo.

La manzana, una vez escogida, se transporta a los lagares, donde se transformará en sidra. En el de Piñera, en Deva, esperan a los camiones, que a estas alturas del año descargan mercancía de continuo. En el lagar, la manzana se lava y selecciona antes de pasar al triturado, de donde sale, primero, sidra dulce.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos