https://static.elcomercio.es/www/menu/img/gastronomia-desktop.jpg

«No se puede pretender hacer comida buena con prisa; tenemos que parar»

«No se puede pretender hacer comida buena con prisa; tenemos que parar»
Las guisanderas asturianas, en el Campoamor, con autoridades, empresarios y representantes de IGP. / ÁLEX PIÑA

El Club de Guisanderas presenta su nuevo libro en el Campoamor en un acto en el que su presidenta, Amada Álvarez animó a cuidar la base de la cocina

JESSICA M. PUGA OVIEDO.

Las guisanderas de Asturias no llevarían veintidós años remando en la misma dirección si no tuvieran fuerza, empeño y mucha fuerza de voluntad. Es gracias a su tesón, a su respeto por la tradición y a su buen gusto en los fogones que Asturias, sus gentes y turistas pueden seguir disfrutando de los platos de toda la vida de la misma manera que los profesionales de cocina que pasan a nutrir el gremio pueden trabajar sin perder la base que les sustenta.

Para todos ellos, el gremio de cocineras publica 'Recetas de las guisanderas de Asturias', un libro en el que cada miembro detalla un completo menú de cuatro platos con los sabores y los productos de siempre. En total, 160 recetas. Lo presentaron en Fitur, en Madrid, el pasado mes de enero y ayer lo hicieron en el Teatro Campoamor en un acto que reunió a las autoras con representantes de instituciones, productores y miembros de IGP y que supuso la segunda parada asturiana de una gira que comenzó hace unos días en la sede de El Gaitero.

«El lector va a encontrar en este libro cocinado como nos gusta a nosotras, a fuego lento y con mucho amor, platos que no deben quedar en el olvido», apuntó Amada Álvarez, presidenta del Club de Guisanderas y encargada de presentar la publicación. La cocinera incitó a los presentes a cocinar sin prisa a pesar de la vorágine diaria que todo lo ocupa bajo una premisa clara: «No se puede pretender hacer comida buena con prisa. Hay que parar un poco». Es más, es que hay que entender que «el disfrute en cocina empieza mucho antes de meter la cucharada de fabada en la boca», apuntó Amada.

«Los platos tradicionales son fundamentales para seguir creciendo», apuntó Esther Manzano

No quiso perderse la presentación la cocinera Esther Manzano, Guisandera de Oro desde 2014, quien aplaudió la publicación por ser «tan bonita como necesaria». ¿Por qué? «Porque estos platos no son solo el fundamento de nuestra cocina, sino que son la base para seguir creciendo», estimó la única mujer con restaurante valorado con una estrella en la guía Michelin. En este sentido y a la vista de su propia experiencia, hay una cosa que produce estupor a Manzano y es ver que los chavales que llegan a la cocina de su restaurante La Salgar lo hacen sin tener aprendida la base tradicional. «Me enfado mucho cuando pasa porque considero que esto es lo primero que tienen que aprender, mucho antes de técnicas novedosas», aseguró.

El acto contó también con las intervenciones de la directora general de Agroalimentación, María Jesús Aguilar; del director general de Turismo, Julio Zapico; y del presidente de la patronal hostelera y hotelera Otea, José Luis Álvarez Almeida, que aplaudieron la labor de las cocineras y de la gastronomía como motor y salvavidas de Asturias.

Las cocineras presentaron además sus jornadas gastronómicas 'En cada casa, un menú', que se celebrarán del 22 al 31 de marzo. Les fabes IGP son las protagonistas, así como otros 'Alimentos del Paraíso'. Una nueva cita con la gastronomía.