https://static.elcomercio.es/www/menu/img/gastronomia-desktop.jpg

«Habría pagado más de 14.300 euros por este Cabrales. Es el Ronaldo o Messi de los quesos»

«Habría pagado más de 14.300 euros por este Cabrales. Es el Ronaldo o Messi de los quesos»
Iván Suárez, con el queso Cabrales de 14.300 euros. / PABLO LORENZANA

«Hay quien se enfada porque cree que es mucho dinero sin ver que es la campaña mediática más impresionante que se puede organizar»

CHELO TUYAGIJÓN.

El próximo domingo cumple 40 años, pero el regalo se lo compró anteayer. Gastó 14.300 euros en dos kilos de queso Cabrales. La pieza elaborada por la quesería Valfríu, no solo se alzó con el primer premio del Certamen del Queso Cabrales sino que se ha convertido en la protagonista de la subasta más alta de la historia. Iván Suárez (Villamiana, 1978) le quita mérito. Asegura el propietario del Llagar de Colloto, así como de cafeterías y comercios textiles por la región, que habría pagado mucho más.

-Está usted en todos los medios de comunicación.

-(Risas). Sí, televisiones, radios, prensa... Me he sentido como Ronaldo.

-Maneja las cifras de Ronaldo... ¿Pensó alguna vez que iba a pagar 14.300 euros por un queso?

-No. Mi intención no era llegar a tanto. El año pasado se subastó por poco más de 3.000 y pensé 'bueno, un poco más puedo subir'. Pero luego te vas animando.

-¿Hubo pique? Porque la subasta duró una hora.

-Porque no podíamos dar, de mano, la cifra que queríamos... Iban subiendo de cien euros en cien euros. Pero, oye, si vas a gastar 14.300 euros, por lo menos que dure (risas).

-¿Qué límite llevaba?

-No llevaba. Me hubiera llevado ese queso costara lo que costara.

-¿Pagaría todavía más?

-Sí. Hubiera pagado lo que me hubieran pedido. Más de 14.300 euros, seguro. Es el Ronaldo o el Messi de los quesos.

-¿Es rico el Llagar de Colloto? ¿Dan para tanto los chuletones?

-No somos ricos ni mucho menos. Evidentemente, tiene una gran calidad y nosotros queremos trabajar con la quesería, porque es un producto muy bueno. Pero, no pagas este dinero solo por el queso, sino porque nos genera una gran campaña mediática. De hecho, hay gente que se ha enfadado.

-¿Se han enfadado con usted?

-Sí, dicen '¿cómo pueden gastar eso en un queso?'. Yo les contesto que es la campaña mediática más impresionante que se puede organizar. Ya digo, es como Ronaldo o Messi: juegan bien, pero les pagan tantos millones por todo lo que generan.

-Como campaña mediática le ha salido barata, sí.

-Sí, me han llamado personas de todas partes. Ahora mismo acabo de colgar con Fernando Hierro.

-Pero ese es de casa.

-(Risas) Sí, venía mucho cuando estuvo entrenando al Oviedo. Primero me mandó un mensaje y, luego, me llamó.

-¿Para decirle que es usted un gallu o qué?

-(Risas) No, para felicitarme. Estoy emocionado, la verdad. Si hay que felicitar a alguien, en realidad, es a mis padres, José Manuel y Pilar, y a todo el personal que trabaja aquí.

Un bocado de 500 euros

-¿Qué va a hacer con el queso?

-Si le digo la verdad, aún no lo sé. Estoy dándole vueltas a un par de cositas, pero un queso de dos kilos no tienes mucho que hacer. Lo comes con cuatro amigos.

-Hombre, zamparse 14.300 euros entre cuatro amigos...

-(Risas) Ya, ya, pero la cantidad es la que es. Pasa como con la angula. Un kilo es muy caro, pero da para lo que da. Estoy viendo que con este queso no da para los clientes, los amigos... Hay que hacer otra cosa.

-¿No puede avanzar nada?

-(Risas) Espero que sea algo muy mediático.

-¿Ya ha recibido peticiones de clientes?

-No me han ofrecido dinero, pero sí me ha llamado mucha gente que lo quería probar, que a ver cuándo quedamos.

-¿Sin pagar? Pero si sale a 7,15 euros el gramo.

-(Risas) Bueno, los quesos de esta quesería son todos muy buenos. Este tiene la gracia de ser el que se llevó la puja más alta. La diferencia de este con otros de la misma hornada es que cuando te metes un bocado en la boca te metes 500 euros.

-¿Necesita un cuidado especial? ¿Una vitrina de cristal, una caja fuerte?

-(Risas) Hombre, todos los quesos necesitan un cuidado especial, una temperatura especial para su óptimo consumo... Este de 14.300 euros necesita una temperatura óptima... ¡Y un guardia de seguridad!

-¿Y ya lo ha contratado?

-(Risas) De momento somos tantos los que lo estamos rodeando que no hace falta. Nos vigilamos los unos a los otros.

-¿Está bueno?

-Muy rico.

-Porque igual no le gusta el cabrales...

-(Risas) Sí, me gusta mucho.

-Un hostelero que invierte 14.300 euros por un queso, ¿también paga buenas nóminas?

-Yo pago bien a todo el mundo. La prueba es que están todos con nosotros. Soy hostelero por mi padre, que abrió hace 36 años el restaurante El Cabrero. Yo abrí, hace veinte años, El Tonel, y en 2013 cogimos el Llagar de Colloto, que llevaba unos años cerrado. Soy hostelero por vocación.

-¿Habrá tercera generación?

-Tengo un hijo de 18 años. Si se quiere dedicar a esto solo espero que tenga que escalar menos que los que le precedimos.

-El queso, Cabrales... ¿Y la carne?

-Nuestro buque insignia es el buey. Tenemos una finca en Villamiana con 130 cabezas de ganado. Si tuviera que escoger una última comida en mi vida, sin duda escogería un chuletón de buey.

-Y de postre, ¿un cachín de Cabrales de 14.300 euros?

-Que no falte.

-¿Ya tiene reservas de famosos?

-(Risas) De momento no me ha llamado nadie. Pero seguro que alguien se acercará.

-La Familia Real viene de visita...

-Si lo quieren probar de camino a Covadonga serán bienvenidos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos