https://static.elcomercio.es/www/menu/img/gastronomia-desktop.jpg

Cómo hacer la parrillada perfecta

Habilidad, paciencia y práctica son los requisitos indispensables para los 'amateurs' que quieren deleitar a amigos y familiares con las brasas

Cómo hacer la parrillada perfecta
ANDRÉS CASTILLO
Jessica M. Puga
JESSICA M. PUGAGijón

Puede parecer fácil, pero hacer una parrillada digna está al alcance de muy pocos 'amateurs'. Le damos unos consejos para que su trabajo pueda compararse al de los mejores chefs ahora que el buen tiempo incita a comer fuera y al aire libre. Antes de ponerse manos a la obra, tenga en cuenta qué va a cocinar, cuánta cantidad necesita y cuántas personas se van a sentar a la mesa. La planificación es clave.

  • 1

Antes de ponerse manos a la obra, planifique la jornada. Asegúrese de comprar la comida necesaria en función del número de comensales. Tener mucho de todo no es garantía de éxito. La teoría establece que unos 150 gramos de entrantes por persona está bien (pinchos morunos, chorizos...) y dejar algo más, en torno a 200 gramos por comensal, de principales (costillas, chuletas, hamburguesas, pollo, pescado...). Con esto y una guarnición de verduras será suficiente.

  • 2

Vaya con tiempo de limpiar la parrilla antes de trabajar sobre ella. Si la enciende sin nada encima y la deja unos 10 minutos, eliminará la grasa acumulado por anteriores usos, así como malos olores. Use un cepillo metálico y un limpiador enzimático para dejarla perfecta.

  • 3

Recuerde que la carne debe estar a temperatura ambiente, así que sáquela de la nevera o el congelador con tiempo suficiente para que se atempere.

  • 4

No todos los ingredientes que se prestan a ser cocinados en las brasas requieren el mismo tiempo de trabajo para lograr su punto perfecto. La práctica aquí es el mejor aliado, pero el consejo pasa por ponerse primero a trabajar las piezas más pequeñas y las grasas, o sea, los entrantes, y aprovechar el espacio para las verduras, que también tardan poco en hacerse. No los tenga muy cerca del fuego para que no se chamusquen por fuera y queden crudos por fuera. El pollo tarda bastante, así que será lo siguiente en la lista, justo antes de los trozos de carne de ternera principales. Ojo, que filetes y hamburguesas no suelen necesitar más de cuatro minutos de dedicación por cada lado. El cordero requiere de fuego fuerte y unos cinco minutos para quedar bien cocinado. Por cierto, que la sal, como en la fabada, se echa al final o, en su defecto, mucho antes de trabajar. Si se añade cuando el producto principal está en la rejilla, este quedará excesivamente seco.

  • 5

Controlar las brasas es clave. El error de todo inexperto está en no saber controlar la potencia y distancia a la que se está cocinando. Tenga en cuenta que las brasas no tardan solo treinta minutos en estar listas, así que no desespere y espere a que estas desaparezcan, a que no haya llama y a que el calor se haya repartido por toda la parrilla. Si trabaja con carbón, cuando este empiece a ponerse de color rojo, podrá empezar a poner los entrantes y tenga cuidado, porque si se consume todo y tiene que añadir más carbón a mitad de la parrillada, tendrá que volver a esperar. Con tenedor termómetro podrá controlar la temperatura en todo momento, pero si no tiene, disponer de un recipiente con agua ayudará a que la parrilla no supere los 100 grados centígrados, ya que absorberá el calor.

  • 6

Cocine con calma, si la comida está a las dos, bien, pero no pasa nada si se retrasa. Además, esté bien atento a cuanto acontece porque le servirá de enseñanza para la próxima parrillada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos