https://static.elcomercio.es/www/menu/img/gastronomia-desktop.jpg

La elaboración del mejor pote asturiano

Berta Fernández, Fernando Fernández, Carolina Fernández y María José Regidor son el alma de Casa Nando./JUAN CARLOS ROMÁN
Berta Fernández, Fernando Fernández, Carolina Fernández y María José Regidor son el alma de Casa Nando. / JUAN CARLOS ROMÁN

El restaurante Casa Nando, en Urbiés, quiere revalidar su título en el certamen que busca la excelencia del plato de la tradicional receta

ALEJANDRO L. JAMBRINAURBIÉS

Experiencia y mucha paciencia. Dice quien conoce bien los secretos de un buen pote, del mejor, que esos son los ingredientes imprescindibles para lograr el plato. Lo cuenta María José Regidor, veinticinco años en las cocinas de Casa Nando, que el año pasado resultó ganador del primer certamen 'Explorando el pote perfecto'. Ahora que se ha puesto en marcha la segunda edición el equipo de Casa Nando da algunos consejos desde su establecimiento familiar, ubicado en la localidad de Urbiés, en el Valle del Turón.

La experiencia queda demostrada. Y la paciencia también: se necesitan casi cuatro horas para que la elaboración llegue a su punto idóneo. «Cuanto más tiempo estén los ingredientes en la pota, mejor sabrá, incluso hay quien lo prefiere comer al día siguiente», reconoce la cocinera.

La actividad en las cocinas de Casa Nando empieza temprano. «Me levanto a las ocho y voy al restaurante a empezar a prepararlo todo; la noche anterior dejo algunas cosas hechas para que sea todo más sencillo», explica Regidor. Antes de encender los fogones, Carolina Fernández recoge las berzas del huerto que hay junto a su casa. Es la hija de los actuales dueños y nieta de los fundadores del restaurante, famoso en todo el valle. Una vez en la cocina, se corta el tallo de las berzas y se pican a conciencia: «Cuanto más picadas, más nos gustan, aunque cada uno tiene su forma de hacerlas». Es momento de «bacochar» o escaldarlas, es decir, hervir las berzas ya picadas «para quitarles el verdor y que aporten al plato un mejor sabor», explica la cocinera.

Lo siguiente es partir las patatas, «deben escacharse o romperse en trozos, no cortarse», de esta forma la patata suelta todo el almidón natural y ayuda a que el caldo coja espesor. Junto con las berzas y fabes de calidad, todo se va a una enorme pota con la que se puede dar de comer a cincuenta comensales. «Esperamos repetir premio, lo que ofrecemos es la receta de toda la vida con mucho cariño y trabajo».

El certamen está organizado por el Ayuntamiento de Mieres, la Sociedad Turonesa de Festejos, la Asociación de Hostelería y Turismo del Valle de Turón y la empresa de eventos gastronómicos Gustatio. La cita definitiva será el 26 noviembre en el colegio Vega de Guceo de Mieres. Antes, el jurado seleccionará los 20 finalistas entre los 42 participantes.

 

Fotos

Vídeos