https://static.elcomercio.es/www/menu/img/gastronomia-desktop.jpg

El talento asturiano busca premio

El talento asturiano busca premio

Cuatro jóvenes esperan votos 'online' para ganar el concurso de Le Cordon Bleu

Jessica M. Puga
JESSICA M. PUGAGijón

Los cuatro alumnos de cocina que representan al Principado en la VII edición del Premio Promesas de la Alta Cocina, organizado por Le Cordon Bleu Madrid, han echado toda la carne en el asador en la segunda fase del concurso. Los aspirantes asturianos son Cristina Martín Fernández, Pelayo Albuerne Acedo y Sergio Lozano Martínez, del IES de Pravia, y Daniel Nicolás Martínez Torre, del CIFP de Hostelería y Turismo de Gijón.

Pelayo Albuerne. Presenta codorniz rellena de nuez, uva pasa, queso y cebolla y guarnición de gajos de naranja salteada en curaçao.
Pelayo Albuerne. Presenta codorniz rellena de nuez, uva pasa, queso y cebolla y guarnición de gajos de naranja salteada en curaçao.

Ellos, como finalistas, han tenido que preparar una codorniz rellena asada, tartaleta de champiñón y jugo de ave, así como elegir de manera libre el relleno y una segunda guarnición. Una vez pensada y practicada la elaboración, tuvieron que grabarse llevándola a cabo y enviarla a los responsables del concurso. Sus videorecetas están colgadas en la página de Facebook de Le Cordon Bleu Madrid a la espera de recibir los votos de los internautas. Aunque no todas: problemas técnicos provocaron que únicamente estuvieran disponibles 32 elaboraciones de todo el ámbito nacional y solo una de las cuatro asturianas que deberían aparecer. Ayer, a última hora de la tarde, las videorecetas de los otros tres aspirantes de la región estaban ya disponibles y a la espera de votos. Pinchando en este enlace puedes acceder a la página para votar.

Daniel Nicolás Martínez. Su codorniz está rellena de higos secos, pistachos, avellanas, carne picada mixta y vino Manzanilla.
Daniel Nicolás Martínez. Su codorniz está rellena de higos secos, pistachos, avellanas, carne picada mixta y vino Manzanilla.

«Pensar y llevar a cabo el plato, así como editar el vídeo, me ha llevado bastante tiempo, pero ha sido una buena experiencia», apunta el aspirante Pelayo Albuerne, cuyo plato afirma haber confeccionado por partes y dejando un rol importante a la prueba-error. Él se aventuró a participar en el concurso animado por un profesor de su escuela. Ha optado por un preparar la codorniz con un relleno de nuez, uva pasa, queso y cebolla y por servirla con una guarnición a base de gajos de naranja salteada unos segundos en curaçao, lo que le confiere una tonalidad verdosa. «Decoré la base del plato con un poco de licor curaçao, de color azul. Sobre este va la codorniz servida con una salsa salada de chocolate, elaborada con un poco de brandy y zumo de naranja, entre otros ingredientes», explica el estudiante.

Cristina Martín. Elaboró un coulis de fresas y moras con el caldo de la codorniz, una salsa al Oporto y cherrys aliñados con aceite picante.
Cristina Martín. Elaboró un coulis de fresas y moras con el caldo de la codorniz, una salsa al Oporto y cherrys aliñados con aceite picante.

El equipo de Le Cordon Bleu valorará positivamente el uso de productos de temporada y de la propia zona de los concursantes, algo que ha aprovechado en parte Cristina Martín, quien elaboró un coulis de fresas y moras con el caldo de la codorniz y una salsa al Oporto. «Para la segunda guarnición opté por unos cherrys aliñados con aceite picante», explica.  Ella estudia segundo curso del Ciclo Superior de Dirección de Cocina en Pravia y se animó a participar porque conocía a alumnos que lo había hecho en ediciones anteriores. «Tenía el gusanillo, así que me apunté», cuenta.

Sergio Lozano. Un risotto de queso y salsa elaborada con sake complementan su plato de codorniz, servido con piel de berenjena.
Sergio Lozano. Un risotto de queso y salsa elaborada con sake complementan su plato de codorniz, servido con piel de berenjena.

Daniel Nicolás Martínez, el único aspirante procedente del CIFP de Hostelería y Turismo de Gijón y el único cuya receta está disponible en la web desde el principio, reconoce haber echado un ojo a las propuestas de los rivales. «Hay de todo, al final puede pasar cualquier cosa», cuenta, avalado por la experiencia de haber participado en otros concursos de cocina. «Opté por un relleno tradicional porque creo que a este tipo de competiciones hay que acudir sin parafernalias», opina. Utilizó para hacer el relleno higos secos, pistachos, avellanas, carne picada mixta y vino manzanilla. Para la salsa, por su parte, se valió de los huesos de la propia ave y varias verduras, aromatizado todo con enebro y tomillo y ligado con un par de onzas de chocolate. Unas hojas de berza, a modo de ravioli, rellenas con crema de fabes, redondearon su oferta. Además, para la tartaleta de champiñón obligatoria, apostó por servirla a modo de carpaccio, para lo que tuvo que dejar macerando el ingrediente principal en aceite de oliva y zumo de lima.

Las aspiraciones asturianas se completan con la propuesta de Sergio Lozano, quien preparó las codornices asadas rellenas con risotto de queso y salsa elaborada con sake. Las acompañó, además por la tartaleta, con piel de berenjena infusionada con licor de manzana y secada en el horno. «Me apetecía participar en el concurso porque conocía a alumnos que lo habían hecho en años anteriores, así que no me lo pensé dos veces», relata.

Los aspirantes, seleccionados de 23 centros de 17 provincias, compiten en esta fase por lograr uno de los diez puestos de la final. Los votos obtenidos se sumarán a las puntuaciones de los candidatos que se hayan situado entre los 25 primeros puestos según el ranking establecido por el jurado profesional de Le Cordon Bleu Madrid. Estos votos, además, representarán un 15% de la valoración final. Los usuarios podrán votar hasta el 26 de febrero. La final se celebrará el 11 de abril.

 

Fotos

Vídeos