https://static.elcomercio.es/www/menu/img/gastronomia-desktop.jpg

La sidra busca convertirse en Patrimonio de la Humanidad

La sidra busca convertirse en Patrimonio de la Humanidad

El Gobierno asturiano ha presentado un logotipo de apoyo a la candidatura de la cultura sidrera a Patrimonio de la Humanidad con las vistas puestas en marzo de 2019

EUROPA PRESS

El Gobierno asturiano ha presentado un logotipo de apoyo a la candidatura de la cultura sidrera a Patrimonio de la Humanidad con las vistas puestas en marzo de 2019, cuando el Estado tendrá que decidir su inclusión o no dentro de la lista de la que saldrá la futura candidata de España a optar a este título otorgado por la Unesco. Entre las competidoras está la cultura de las tapas.

La consejera de Desarrollo Rural y Recursos Naturales, María Jesús Álvarez, ha presentado este viernes en Oviedo el logotipo acompañada de la directora general de Patrimonio Cultural, Otilia Requejo; el presidente de la DOP, Tino Cortina; y el diseñador del logo, Juan Hernaz.

Se trata de un logotipo que tiene como base la manzana de sidra y que está pensado para el pequeño formato. Así, busca que, en un primer momento, sea usado por los llagareros en la etiqueta.

El logo incluye la «parte humana» con una mano escanciando como elemento fundamental de la cultura sidrera asturiana y la frase de la candidatura con un 'Apoyamos', todo ello en tipografía astúrica, la misma que utiliza el Principado con el objetivo de darle «identidad asturiana y carácter institucional», ha explicado Hernaz.

El presidente de la DOP Sidra de Asturias, Tino Cortina, ha afirmado que el logotipo supone «dar un paso» ante algo que esta siendo reclamado desde hace años por la sociedad. Así, ha señalado que la cultura sidrera se merece un galardón que permitiría «ponernos en el mapa y darnos relevancia».

Con todo, ha querido señalar que no es una candidatura «con vistas comerciales», porque tiene que ver con un producto «que seguimos comercializando igual que hace siglos». «Existe en muchos países pero son muy pocos los que conservan la cultura que hay alrededor y que sigue en vigor, que mantiene sus raíces», ha indicado.

La consejera ha incidido también en la cultura alrededor de la sidra que va más allá de su condición de bebida y ha destacado que en 2017 se comercializaron 1,4 millones de litros con un valor de 2 millones de euros. Para este año, ha explicado, hay una previsión de 4 millones de botellas.

Además, ha destacado el compromiso del Gobierno con la candidatura y ha señalado que en próximas fechas se va a nombrar un Comité que trabaje en la elaboración de la candidatura que supone «un reconocimiento a una cultura propia y una promoción inmediata porque es un reconocimiento internacional».

Todo ello con las vistas puestas en marzo de 2019, cuando el Estado tenga que decidir que candidaturas entran en la lista, donde la cultura sidrera tendrá que competir con otras como la de las tapas españolas, el mimbre o los espetos.

 

Fotos

Vídeos