https://static.elcomercio.es/www/menu/img/gastronomia-desktop.jpg

Queseros y ganaderos defienden que el Cabrales lleve más leche de reciella

Queseros y ganaderos defienden que el Cabrales lleve más leche de reciella
El elaborador Pepe Bada examina algunos de sus quesos en la cueva Concha Parda, en Tielve. / NEL ACEBAL

El Consejo Regulador exigirá que la variedad tres leches lleve, como mínimo, un 5% de cabra y otro 5% de oveja para garantizar su autenticidad

LUCÍA RAMOS CARREÑA.

Mucho llovió desde que en las majadas y las peñas cabraliegas pastaban y correteaban centenares de cabras y ovejas bajo la atenta mirada de los pastores. En la actualidad las explotaciones de reciella disminuyeron drásticamente, dando paso a las de vacuno. Sin embargo, en el concejo montañés se niegan a dejar morir la que fue una de sus costumbres más arraigadas, así como el sabor de su queso más tradicional. Por ello, desde el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida (DOP) Cabrales apuestan por exigir que la variedad tres leches de este producto contenga, como mínimo, un 5% de leche de cabra y otro 5% de oveja, según adelantaba ayer EL COMERCIO. Una propuesta que tanto productores como ganaderos defienden.

Es el caso de José Vicente Cotera, de la quesería La Vega de Tordín, en Arenas de Cabrales. Este elaborador explica que la situación actual, en la que con añadir una pequeña cantidad de materia prima de cabra u oveja ya hay que colocar la etiqueta de tres leches, puede dar incluso lugar al fraude. «Si el porcentaje es menor de un 3%, las analíticas que se realizan en laboratorio no lo detectan, con lo que no hay forma de probar que ese queso lleve efectivamente tres leches», indica.

«Si no tomamos medidas como ésta, la ganadería de cabra y oveja desaparecerá»

En el mismo sentido se manifiesta el ganadero y elaborador Manolo Alonso, de la quesería La Llosa. «Que se exija un mínimo de leche de reciella me parece lógico, no solo por el propio queso en sí, también por beneficiar a quienes criamos cabras y ovejas. En mi caso, al ser productor, puedo darle salida a la leche de mis cabras, pero en Carreña hay otros tres ganaderos de reciella que no consiguen vender», lamenta. Critica además que «gente que echa una pizca de cabra u oveja entre mil litros de leche esté vendiendo el queso como si fuera igual que el que elaboramos quienes sí le echamos una cantidad notable».

Lorenzo Alonso lleva más de tres décadas criando cabras y en todo este tiempo asistió a la desaparición de unas explotaciones que antes abundaban en el concejo y que daban de comer a familias enteras. «Hace tiempo lo que había, sobre todo, eran rebaños de cabras y ovejas y alguna que otra vaca. Pero la situación se invirtió y si no tomamos medidas, la reciella desaparecerá. Es una pena», asevera. Por este motivo, es un firme defensor de que el Consejo Regulador exija unos porcentajes mínimos de la materia prima que él y sus colegas ganaderos venden.

«La iniciativa debería ir acompañada de un mayor control del número de lobos»

Uno de ellos es Antonio Fernández. «Debemos garantizar la pervivencia de la ganadería menuda y la posibilidad de que nuestros jóvenes se sumen a esta actividad. Siempre decimos que queremos que se queden en los pueblos, que no emigren, pero de algo tienen que vivir y no van a hacerlo todos del Ayuntamiento. Si los elaboradores comienzan por incluir un 5% o un 10% de leche de cabra y oveja en sus quesos se potenciará la actividad», asevera.

Darle valor

Otro aspecto en el que tanto queseros como ganaderos coinciden es en la necesidad de «dar valor al queso de tres leches. Hay que potenciarlo y lograr que los clientes sean conscientes del esfuerzo y el coste que supone elaborar un queso no solo con leche de vaca, que es más abundante y barata, sino con cabra y oveja, cuya cría conlleva mucho más trabajo y riesgos y, por tanto, un precio más alto del litro de producto», explica José Vicente Cotera.

El veterano elaborador Pepe Bada, quien actualmente trabaja para la quesería Arangas, se muestra de acuerdo y hace referencia, además, a la posibilidad de que esta iniciativa del consejo vaya acompañada por otro tipo de medidas encaminadas a favorecer la cría de reciella en los Picos de Europa. «Si quieren que tengamos cabras y ovejas, pero también nos meten el lobo, sin ningún tipo de control, no puede ser», indica. Del mismo modo, insiste en la importancia de que quienes adquieran un Cabrales tres leches sean conscientes de su valor. «Si la gente no quiere pagarlo, no se incentiva a los elaboradores a preocuparse por incrementar los porcentajes de cabra y oveja. Está todo relacionado», explica.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos