https://static.elcomercio.es/www/menu/img/gastronomia-desktop.jpg

Vuelta al mundo del gin-tonic

Más de un millar de personas, en Las Delicias, durante la novena edición de Gin Planet. / TAREK HALABI ALONSO
Más de un millar de personas, en Las Delicias, durante la novena edición de Gin Planet. / TAREK HALABI ALONSO

El gusto por la ginebra aumenta y cada vez más regiones empiezan a elaborarla. Ni las nuevas ni las clásicas quisieron perderse la novena edición de Gin Planet celebrada en Gijón

JESSICA M. PUGA

Aumenta el mapa mundial de aficionados a la ginebra. La bebida sigue experimentando una moda que no cesa y que ahora se ve incrementada por regiones que deciden sumarse a la carrera empezando a elaborar sus propios tragos. Sorprender aún es posible en un sector que suma cada vez más admiradores. Una parte de ellos, en torno a 1.300 personas, fueron testigo de excepción de lo más nuevo y de lo que lleva años siendo sinónimo de éxito en la novena edición de Gin Planet.

La utilización de nuevos ingredientes y la apuesta por métodos de elaboración diferentes a los tradicionales valen a los productores la posibilidad de completar un abanico inmenso y con potencial. Buena parte de las 25 marcas de ginebra asistentes al mayor salón del norte de España celebrado ayer en Gijón lo demostraron.

En Gin Planet estaban sus representantes elaborando copas a cuantos se lo pidieran y explicando qué las hacía especiales. Había marcas con un hueco más que logrado en el mercado, como Puerto de Indias, que aprovechaba la cita para presentar sus dos novedades. «Estrenamos la black y la classic, ginebras secas sin mucho toque afrutado, si bien la black sí tiene un ligero regusto anaranjado», explicó Alejandro Ortega, comercial de la zona de Asturias y Cantabria de la marca. «Somos los primeros que elaboraron ginebra rosa, así que no podíamos dejar de traerla», continúa, al tiempo que confirmaba que su presencia cada año en Gin Planet se ha convertido en fundamental «porque es el único evento de estas características que queda en España. Es muy fácil lograr que el producto cale», explica.

Debutaba en el salón la vallisoletena Yalma, «una experiencia nueva», apuntó uno de sus responsables, José Manuel Meléndez. Presentaron un trago elaborado a partir de trufa negra de Teruel, alcohol de trigo y agua de Sierra Nevada y su objetivo es «que el consumidor tome estos productos de una forma natural porque la ostentación no lleva a ningún sitio», manifestó, y apreció la oportunidad del evento organizado por EL COMERCIO y Gustatio para conocer de primera mano las reacciones del público.

La ginebra la popularizaron los ingleses, pero su origen se debe a holandeses e italianos. Los estudios datan su origen en los preparados que los monjes italianos lograban de destilar cereales aromatizados con bayas. El holandés Ervin Lucas Bols fue el que se convirtió en el primer embotellador allá por 1575. Claro que entonces no tenía el concepto que se tiene ahora, más asociado al ocio y al disfrute de los sentidos.

No faltaron en Gin Planet, celebrado como se ha convertido en costumbre en el restaurante Las Delicias de Gijón, bebidas con influencia británica y tragos con mucho peso en el sector. La experiencia, claro, es un grado. El público pudo disfrutar de Boodles, Beefeater (su versión rosa y su 24), Hendrick's y Tower Bridge, entre otros. Nada hubiera sido posible sin Royal Bliss y Schweppes.

Japón llegó a la cita pisando fuerte con dos marcas. Roku sorprendió a los presentes por su forma de servirse, la cual se asemejaba al sake y porque uno de los encargados de hacerlo era Cristian Bernardo, ganador dos veces consecutivas del Campeonato de Coctelería de Asturias.

El Principado también mostró poderío. Picofino aprovechó la cita para presentar las tres variedades con las que debuta en el sector: el gin original se presenta en una botella de color azul, el vermut gin va de amarillo y la crema de ginebra con trufa negra se muestra de color coral.

Hasta la gastronomía tuvo un hueco destacado. Miguel Álvarez, del restaurante De Labra, se encargaba de aportar un toque de ensalada caprese a los gins de Citadelle. Lo hacía con un agua de tomate infusionado con albahaca. Los tragos se servían en el vaso oficial Capri de la firma asturiana Dkristal. No faltaran a la cita vodkas, vermús y el aperitivo Bonanto. Ni la tormenta pudo aguar la fiesta de Gin Planet, que cuenta con el patrocinio de Adarsa, la empresa de vestuario profesional Laboral San Antonio y la colaboración Pumariega Gestión.