https://static.elcomercio.es/www/menu/img/gastronomia-desktop.jpg

Oricios para disfrutar hasta en el postre

Oricios para disfrutar hasta en el postre

Cuatro platos aspiran a ganar el IV concurso de cocina dedicado al erizo de mar,que organizan la Cofradía del Oriciu y el CIFP de Hostelería y Turismo de Gijón

Jessica M. Puga
JESSICA M. PUGAGijón

Las posibilidades que ofrecen los oricios al cocinero son muchas y variadas, y el IV Concurso de Cocina del Oriciu ha sido, un año más, testigo y exponente de ello. Los cuatro platos que compitieron en la final, celebrada la semana pasada en el CIFP de Hostelería y Turismo de Gijón, son prueba de ello, pues brillaron tanto por su calidad como por su originalidad, dejando evidente el nivel de la competición organizada por la Cofradía del Oriciu de Gijón, además de por el centro integrado de formación profesional. Si bien el ganador no se hará público hasta este sábado, 10 de marzo, día en que la cofradía celebra un nuevo capítulo en su historia.

Los cuatro aspirantes empezaron a cocinar a primera hora de la mañana, en torno a las nueve, y tuvieron unas tres horas de trabajo en cocina, tiempo que repartieron entre los fogones y la presentación final del plato. Acabado el tiempo, sus elaboraciones tenían que estar listas para ser catadas por el jurado, compuesto por el presidente de la Asociación de Hostelería de Gijón, Carreño y Villaviciosa, Ricardo Álvarez; el escritor Luis Javier del Valle, el artista y miembro de la Cofradía del Oriciu de Gijón Alberto Estrada, la directora de la Escuela de Hostelería y Turismo, coorganizadora de la cita, María José Fernández, y Jessica M. Puga, periodista del suplemento gastronómico ‘Yantar’.

Daniel Alles Álvarez fue, por sorteo, el primer candidato en presentar su propuesta, que llamó ‘Patatín de bacalao con salsa de oricios’. Alles, alumno de la escuela con sede en el céntrico paseo de Begoña de Gijón, decidió combinar la potencia del oriciu, ingrediente este protagonista absoluto de la prueba, con la gustosidad del pescado y con el juego que brinda siempre la patata.

A continuación, fue el turno de Carlos García Robla, que apostó por servir el erizo del mar al natural, si bien, ya abierto para facilitar la tarea al consumidor. ‘Oricios, coliflor y guayaba’ denominó a su elaboración, en la que jugó con los colores de sus ingredientes, el verde que aporta la verdura y el tono rosado pálido de la fruta. Recomendó su autor, procedente de la Escuela de Hostelería de Pravia, «comerlo todo junto para que exploten en la boca todos los sabores a la vez».

El oriciu recién pescado con un chorrito de limón es un manjar, de eso no cabe duda. Pero para demostrar y poner en valor que se trata de un producto que casa bien con diferentes ingredientes preparó Felipe García González su plato, ‘Semiesfera de oricios sobre poke en pasta sableux, smith y cama de musgo de Irlanda con aire de limón’. Lo presentó el estudiante de Gijón en formato tapa, para comer con las manos. Se trató de un bocado en el que la variedad de acompañamientos fue evidente, desde una rodaje de manzana Smith a una ensalada de pescado, sin olvidarse de las algas para redondear un plato sacado directamente del mar y condimentado con productos de la tierra.

El último turno posible del concurso se lo quedó Daniel Nicolás Martínez, que completa el trío de aspirantes procedentes de la Escuela de Hostelería de Gijón. El aspirante sorprendió a los presentes presentando un plato, a priori, poco asociado con los oricios: un postre. Con ‘Lo dulce del mar’, que así se llama su elaboración, busca precisamente «cambiar la idea habitual que tenemos cuando hablamos de oricios. ¿Por qué no puede ser un postre?», se preguntó Nicolás, que dispuso su producto protagonista con bizcocho rosa y lo colocó sobre una base de piedras.

La suerte está echada y los cuatro cocineros tendrán que esperar aún dos días más para saber su posición en esta cuarta edición del Concurso de Cocina del Oriciu, cuyo fallo se hará público este sábado en el Centro de Cultura Antiguo Instituto de Gijón.

Alejandro Fernández Suárez, secretario de la cofradía organizadora del certamen, agradeció la participación de todos los aspirantes y destacó que «su ingenio se incrementa cada año». Los cuatro candidatos salieron de un sorteo previo entre todos los aspirantes que pasaron por escrito el proyecto de plato que tenían en mente, así como una fotografía de este en la que se pudiera apreciar su resultado y presentación final.

La Cofradía del Oriciu está preparando para este sábado una fiesta por todo lo alto, que empezará con un desayuno, para continuar con el desfile cívico-festivo de las agrupaciones por las calles de la ciudad. Tras la entrega de premios, el desfile llegará a los jardines del Náutico para hacer una foto de familia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos