https://static.elcomercio.es/www/menu/img/gastronomia-desktop.jpg

Tragos de colores en Gin Planet

Tragos de colores en Gin Planet

Ginebras camaleónicas en función de la temperatura y otras novedades compartían protagonismo con destilerías históricas en la octava edición del mayor salón del norte de España dedicado a esta bebida y celebrado en Gijón

Jessica M. Puga
JESSICA M. PUGAGijón

Hablar de ginebras es hacerlo de un destilado que ha hecho historia, que ha encandilado a algunos de los intelectuales más famosos del mundo y ha sabido renovarse hasta vivir una nueva época dorada. El Gin Planet, el mayor salón dedicado a la ginebra de Asturias y del Norte de España, celebró ayer su octava edición en el restaurante Las Delicias de Somió, su sede habitual, congregando a centenares de personas dispuestas a disfrutar y dejarse guiar por los profesionales del sector. El acontecimiento, organizado por el diario EL COMERCIO y la empresa de eventos gastronómicos Gustatio, cita ya ineludible del calendario estival gijonés, ofreció tanto ingeniosas y sorprendentes novedades como clásicos de toda la vida. Entre lo más innovador, destaca Bluwer, una ginebra que cambia de color según la luz y la temperatura. Así, cuando se hecha sobre los cítricos, se vuelve rosa o azul ante los ojos del que la mira, en virtud de la flor tailandesa Butterfly Pink, que es la que hace que se produzca este curioso efecto. «Es una flor que si no se recolecta ni utiliza en sus primeras 48 horas de vida, pierde estas propiedades, explicó Cristian Fernández, de Dreamplace Eventos. No es su única particularidad. Entre sus ingredientes hay quince tipos de botánicos, con predominancia de la lima brasileña y el cardamomo.

También llamaba la atención la larga maceración a la que somete a su producto Enrique Lozano, de la Bunker Destilary, con sede en León. En concreto 8 días en vez de lo habitual, que es en torno a doce o 24 horas. «Tener un tiempo largo permite que la aportación de los botánicos sea muy lenta, y a la vez muy consistente». En su ginebra priman el enebro, el cardamomo, la pimienta de Brasil y el regaliz. Una auténtica explosión de sabor. Además de su ginebra Bunker, produce 200 botellas de otra marca, Bunker Origen, destinada a los amantes del gin tonic tradicional.

Desde el Sur llegaba Tankeray Sevilla, un producto con piel de naranja de la zona y flor de azahar con base de London dry que hizo las delicias de los aficionados a los sabores suaves. «La ginebra sigue viviendo su propia época dorada, ahora se dedican muchos esfuerzos a buscar nuevos sabores y combinaciones que sorprendan al consumidor y atraigan al que aún no ha descubierto esta bebida», explicó Omar Prieto, de Apothek, en Gijón, que también ofrecía en su puesto Gordon's Pink.

Entre los clásicos, Vánagandr, una ginebra que ofrecía Enrique Pena, de Cambre, en La Coruña, una London dry con destilación de doce horas que apuesta por la calidad de los ingredientes que utiliza partiendo de una base de enebro. Una rodaja de lima y una bolita de pimienta de Jamaica le dan el último toque una vez servido. El secreto, asegura, es el equilibrio de los ingredientes: cinco centilitros de ginebra y 20 de tónica en cada copa.

No muy lejos, Gin Kiber, una destilería emblemática de las cuencas, en Asturias, que hace once meses recuperaron con la intención de retomar su antigua tradición, pero añadiendo una renovación al producto. Sergio Carpio explicaba que «la ginebra es tan delicada que hasta el hielo puede modificar su sabor», así que además de una medida perfecta y la utilización de una tónica neutra, recomienda usar siempre hielo comprado en bolsas cerradas, y no esos viejos cubitos que tenemos en hieleras al fondo de la nevera acumulando sabores y olores que, aunque pueden ser imperceptibles, dejan su rastro en el combinado.

Otro histórico: su director de márketing Ramón Quesada recuerda que Gin MG es una de las primeras destilerías de Europa, pues la casa data de 1835, una tradición que quieren defender. Su botella, su receta y el proceso siguen siendo los mismos de siempre. «Los cristaleros de aquellas épocas no tenían los medios de hoy en día para hacer una botella lisa, así que por eso seguimos manteniendo sus formas irregulares», detalló Quesada.

Más de una veintena de ginebras en total se dieron cita en Las Delicias. Entre ellas, Barber Gin, Berry Pickers, Bombay, Bonanto, Fifty Pounds, 801 Gin Street, Gin Srt, El Gobernador, Gin Raw, Puerto de Indias, Gold 999.9, Hendrick's, Larios, Le Tribute, Masters, Mombasa, Siderit, Sit Smith y Torres. Y además, hubo helado de gin tonic en el estand de Adarsa y un minitaller de coctelería y jamón. Unas 1.200 personas disfrutaron del destilado rey en vasos Capri, de la firma Dkristal. Larga vida al gin tonic.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos