https://static.elcomercio.es/www/menu/img/gastronomia-desktop.jpg

Trucos para lograr el empanado perfecto

Trucos para lograr el empanado perfecto
Filete empanado elaborado en El Llabiegu. / ÁLEX PIÑA

Este tipo de rebozado a base de harina, huevo y pan rallado es tan rápido como socorrido, pero lograr que quede perfecto no está al alcance de cualquiera

Jessica M. Puga
JESSICA M. PUGAGijón

¿Quién no ha optado por empanar una pechuga de pollo o un filete de ternera para lograr un plato más resultón? Este tipo de rebozado a base harina, huevo y pan rallado es de las elaboraciones que se aprenden en casa y se asimilan rápido, pero no siempre bien. Le damos algunos trucos para conseguir un exterior crujiente y un interior tierno y jugoso.

1. Elección del filete

Si se busca la perfección, no vale cualquier trozo de carne. Cuanto más finito y limpio sea su corte, mejor. De lo contrario, la pieza quedará poco hecha y, por ende, soltará jugos que empaparán el empanado de mala manera. Antes de trabajar la carne, espálmela, esto es, dele pequeños golpes para aplastarla y que quede más tierna. Un último consejo: haga pequeños cortes en los laterales del filete para evitar que se retuerzan durante la fritura.

2. Tres platos con harina, huevo y pan rallado

Preste atención al orden: harina, huevo y pan rallado. No al revés. Coja tres platos hondos y añada la cantidad necesaria de cada uno. Primero, pase el filete por harina hasta que se cubra bien y sacúdalo para eliminar los excesos. La harina hará que el huevo se adhiera bien a la carne. En segundo lugar va el huevo batido y en tercero, el pan rallado. Si desea un doble empanado, repita el segundo y tercer paso, pero tenga en cuenta que quedará un filete muy grueso.

3. Trabajar con tenedores

Empanar es una tarea engorrosa de la que suelen escaquearse quienes no soportan mancharse las manos. Y es que todo es perfecto con los primeros filetes, pero a partir del cuarto, los dedos están tan llenos de grumos que solo entorpecen el trabajo. Por eso, lo mejor es trabajar con dos tenedores.

4. Aceite muy caliente

Con los filetes ya bañados en harina, huevo y pan rallado, toca freírlos. Utilice una abundante cantidad de aceite de oliva y no quiera meterlos hasta que el aceite esté muy caliente. Está bien que aproveche al máximo el espacio de la sartén, pero tenga en cuenta que si fríe muchos en una misma tanda, la temperatura del aceite bajará demasiado. Cuando saque los filetes del fuego, póngalos en un plato o fuente con papel de cocina absorbente. Así eliminará el exceso de grasa antes de servir.

El panko es un pan rallado japonés.
El panko es un pan rallado japonés. / SUSANA SAN MARTÍN

 

Fotos

Vídeos