https://static.elcomercio.es/www/menu/img/gastronomia-desktop.jpg
PIEDRAS BLANCAS (CASTRILLÓN)

El Llano

El Llano

Al lado del Ayuntamiento, es un chigre moderno que combina sala de tapeo y comedor con parrilla de carnes

Luis Antonio Alías
LUIS ANTONIO ALÍASGijón

Un chigre moderno y a la moda:dos salas, una de tapeo y barra, otra separada con comedor luminoso, y en una esquina, la deleznable madera que arde y dora carnes. Lo de deleznable sirva como recuerdo al sentido que tal palabra tenía en origen, que no era otro que la continua caída y reposición de troncos según el fuego los consumía:«¡Ay fíu, apúrrame maeros que estos ya van deleznando!».

La sidrería El Llano se encuentra en la calle Gijón, pero no nos desubiquemos, el corazón administrativo de Castrillón late justo al lado del moderno ayuntamiento, que por cierto suplió la ruina del anterior también moderno:los cocineros castrillonenses, en lo suyo, construyen mejor que algunos arquitectos. Bien lo demuestran Jose y Pablo, al tiempo proyectistas y albañiles de guisos históricos y nacionaliegos, que además poseen historiales profesionales de varias páginas.

EL Llano

Dirección:
Calle Gijón, 5. Piedras Blancas Castrillón
Teléfono:
985 09 07 37
Gerente:
José Crespo López
Chef:
Pablo Cuervo
ayudante:
Mar Lada
apertura:
2016
DESCANSO:
lunes
MENÚ LABORABLES:
9 euros
MENÚ FINDE:
15 euros
SIDRA:
Trabanco, Vigón, Canal y Villacubera

Jose, promotor y gerente, nació de un encargado de sala y una cocinera avilesinos, prácticamente tras la barra. Y tras la barra quedó acabado el bachiller:su historia familiar y personal pasa por Casa Román, Pazo de Monterrey, Casa Marisa y otros;a destacar los casi veinte años que pasó en el Rías Baixas, incluso después de la jubilación del propietario. Hace dos reabrió El Llano, que llevaba tiempo cambiando de dueño, y tras reformas y mejoras en las salidas de humo (parrillas de leña y edificios vecinales resultan poco compatibles modernamente de no usar la química y la física casi cuántica) da la impresión de haber llegado a puerto. Un puerto que sirve parrilladas, por supuesto, y cachopos de premio, que el Primavera, con xatu, gamonéu, jamón ibérico, manzana y huevos de codorniz fritos en nidos de patata, alcanzó el premio de la Guía del Cachopo en 2015.

Entre las fotos de olas bravas contra los cantiles de Salinas, las paredes color albero, y los parapetos de escanciado, los comensales cortan, agarran y mastican parrilladas de marisco y pescado, pescados a la manera deseada, carrilleras al vino tinto o al chocolate, garbanzos con callos, arroz a banda, frixuelos de vieiras y gambas, revueltos de morcilla, pera y manzana, pulpo con patatines, judías con jamón, berenjena rellena, merluza a la cazuela y bastantes esenciales del recetario asturiano y español.

¿El menú de la casa?Prestosísimo. ¿Apetece algo concreto?Se encarga, que Pablo se encarga, y perdónesenos la facilona redundancia. Igual da una paella o un chuletón según la perdurable lógica popular, que una creación pasada por rohner o nitrógeno:ejerció y dirigió chigres avilesinos, restaurantes andorranos, estrellas Michelín levantinos y famosos de Fuerteventura.

«Para aprender hay que viajar», subraya. Yya enseñado ha vuelto a Piedras Blancas, su villa natal, para lograr ser profeta en la tierra propia.

 

Fotos

Vídeos