Reyes del diseño

JESSICA M. PUGA

Creatividad e ingenio capaces de llamar la atención son, a grandes rasgos, algunos de los ingredientes que debe tener todo diseño gráfico para cumplir su función, la correcta comunicación. Éstas fueron algunas de las consignas puestas en valor en el acto de entrega de los Premios del Diseño Gráfico Asturiano Motiva 2014, que tuvo lugar ayer en el ovetense Palacio Conde de Toreno.

Decenas de aspirantes -unos 150 según los promotores de la iniciativa- atendieron a la llamada de la Asociación de Diseñadores Gráficos de Asturias y decidieron formar parte de esta convocatoria, la novena de la historia, con la intención de alzarse con alguno de los trofeos puestos en juego. La variedad y la originalidad reinó entre las propuestas de los candidatos, que guardaban en común haber sido creadas entre abril del 2012 y el pasado mes de agosto y pertenecer a profesionales que toman el Principado de Asturias como lugar para el desarrollo de su actividad.

Manuel Fernández y Juan Jareño fueron dos de los grandes protagonistas de la tarde. Entre los dos, se llevaron a casa siete reconocimientos. Los mejores cartel y folleto, los firmó Fernández, junto al mejor diseño completo, de portada de un libro y de publicaciones institucionales. Por su parte, Jareño hizo lo propio con el premio a mejor elemento de promoción por su maleta creada con motivo de los Premios Príncipe de Asturias, en donde se guardaban todos los homenajeados. Jareño firmó también el de mejor portada de libros. Mismo número de reconocimientos obtuvo Pablo Amargo, al hacerse con los dos premios de la categoría de ilustración, el que valora el dibujo para publicación y el que lo hace para publicidad.

Los envases, la autopromoción y las jóvenes promesas de la profesión tuvieron también su hueco ayer en Oviedo. El mejor diseño de envase fue para el proyecto 'Go!' del estudio PixelBox; Goyo Rodríguez se llevó la distinción a la autopromoción; Verónica Onís vio premiado su logotipo y La Punta de la Lengua, su nombre. El premio fin de carrera fue para Adrián Heras Pozo por su 'DManzana' mientras que Santamarina Diseñadores obtuvo el reconocimiento a iniciativa empresarial por el Servicio Público de Empleo del Principado de Asturias.

Además de a los premiados, la Asociación de Diseñadores Gráficos de Asturias quiso destacar el trabajo de otros «buenos trabajos», en forma de menciones de honor para los finalistas que se acercaron mucho al primer puesto pero sin llegar a obtenerlo; bien porque había otro candidato, bien porque aún quedando el premio vacante éste no llegaba a ajustarse a los requisitos para ganarlo. Este último fue el caso de la categoría websites, donde Proun New Media Agency se hizo con las distinciones a mejor web para entidad privada y mejor comercio electrónico.

Unos y otros responden al objetivo que persigue la Asociación de Diseñadores Gráficos de Asturias con sus premios, es decir, «promocionar el diseño gráfico en todos sus aspectos destacando especialmente la relación que existe entre diseño y empresa».

El toque internacional de los trabajos, lo puso el Premio Nacional de Diseño Mario Eskenazi, cuya vida se inició en Córdoba (Argentina) y continúa ahora en Barcelona. Suya fue la tarea de entregar los galardones que respondían al bloque de identidad corporativa. Labor compartida con Ricardo Morales; Ángel Álvarez, presidente de la Red Española de Asociaciones de Diseño; Roberto Crespo, director de la Escuela Superior de Arte del Principado; José Antonio Casanueva, director de la Escuela de Arte de Oviedo; Alberto González, director general de Fade; Isabel González, presidenta de la Asociación de Diseñadores Gráficos de Asturias y el consejero de Industria, Graciano Torre.

La recompensa no termina aquí. Tanto los ganadores como el resto de participantes tienen un reconocimiento añadido. Desde hoy y hasta el próximo 14 de noviembre la sala de exposiciones del Palacio Conde de Toreno (Plaza de Porlier) acogerá los trabajos presentados. Una muestra imprescindible para conocer el diseño 'made in' Asturias.