Zara vende, por fin, prendas de la talla XXL

Anna Riera y el nuevo tallaje de Zara./
Anna Riera y el nuevo tallaje de Zara.

Los modelos están disponibles en algunas tiendas y en su tienda on line. Así, se cumple una vieja petición de las seguidoras de la firma

E.C.

Anna Riera ha ganado una batalla. La joven, que comenzó una recogida de firmas mediante Change.org para que ampliaran el tallaje de Zara, ha conseguido su propósito. El suyo, y el de miles de personas que van a la tienda y lamentan que no haya prendas para todos. Ha conseguido más de 96.000 apoyos y que la multinacional permita adquirir ropa hasta la talla XXL. Por el momento, se pueden adquirir algunas novedades en su página web, y parece que es cuestión de tiempo que pasen a fabricar toda la colección en esa nueva medida.

Anna Riera es una joven estudiante de psicología. A sus 18 años ha conseguido remover conciencias y hacer ver que muchas adolescentes, entre las que se incluye, «se han sentido frustradas por no tener un cuerpo ideal». Por eso, la catalana no podía estar más contenta al conocer la decisión de Zara. «Enorme paso, ¡gracias a todos los que lo habéis hecho posible!», ha manifestado a través de las redes sociales.

Este es un nuevo logro del que se puede responsabilizar a Riera. Ya inició otra recogida de firmas hace unos meses al quedarse atónita con unos maniquís esqueléticos de algunos escaparates de Inditex. «Tenían una piernas más finas que un brazo», denunciaba en una conversación con elcorreo.com.

En su caso, el tallaje no le ha causado grandes problemas más allá de pequeñas frustraciones. Sin embargo, se ha encontrado con casos de bulimia y anorexia en gente cercana a ella. «Ver a amigas con un potencial tremendo afectadas porque les quedan apretados los pantalones es tremendo. Hace dos años que no me peso porque no quiero que me definan por los kilos que tengo».

Su carta a Zara estaba escrita en tono conciliador. Simplemente pretendía que la multinacional reflexionase e hiciese un gesto para satisfacer a sus clientes. «Mi madre, por ejemplo, que físicamente está bien, va al gimnasio... tiene a veces problemas para encontrar ropa de su talla en estas tiendas. Los fabricantes se tienen que dar cuenta de que una mujer que usa una 44 o una 46 no es una persona con problemas de obesidad ni mucho menos. Me he fijado que hay muchas mujeres con esas tallas, es una talla real, y a esas personas se les está negando un derecho, comprarse la ropa que les gusta», aseguraba Riera. La idea de esta segunda recogida de firmas, en todo caso, no se le ocurrió a ella, sino a los promotores de la web weloversize.com, que rompe con los exigentes cánones de belleza que impone la moda y la publicidad y trabaja por mejorar la autoestima de los internautas. «Ellos contactaron conmigo y me pareció una idea estupenda. No quiero ser la chica de las peticiones de Change, pero acepté enseguida». Y ya ha dado resultado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos