De blanco como la nieve

Virginia Heredia Sigüenza y Enrique Rodríguez Sainz-Pardo posan, ya casados, con su niña en brazos y rodeados de la numerosa familia de los Heredia./
Virginia Heredia Sigüenza y Enrique Rodríguez Sainz-Pardo posan, ya casados, con su niña en brazos y rodeados de la numerosa familia de los Heredia.

Virginia Heredia Sigüenza y Enrique Rodríguez Sainz-Pardo se casan en Castiello mientras los veteranos del refugio de Torrecerredo se reúnen en Somió

BARRAS Y ESTRELLASCARMEN DEL SOTO

Tan numerosa es la familia Heredia que la iglesia parroquial de San Pedro, en Castiello de Bernueces, casi se queda pequeña para albergar a todos los invitados al enlace nupcial entre Virginia Heredia Sigüenza y Enrique Rodríguez Sainz-Pardo, padres de una preciosa niña, llamada igual que su madre.

La contrayente, vestida por Isabel Iglesias, es hija de los estilistas Germán Heredia -que actuó de padrino- y Clementina Sigüenza, propietarios de Peluquerías Gerclem, donde ella misma trabaja como asesora de belleza tras haber realizado estudios de Dirección y Gestión Internacional. El novio, ingeniero y empleado de APTA, es hijo de Enrique Rodríguez y Lindy Sainz-Pardo, que acompañó a la pareja como madrina.

Los Heredia, que tienen un coro, se hicieron cargo del acompañamiento musical durante la ceremonia y, además, ya en las instalaciones del Real Club de Golf de Catiello, donde tuvo lugar el banquete nupcial, no dejaron de ofrecer sorpresas a los asistentes y a los propios novios. Todo ello enmarcado en la ambientación creada por Pando Floristas y la empresa de iluminación Germán Vizcaíno. Precioso escenario para lucir los elegantes modelos de las damas, firmados algunos, además de por Iglesias -que también vistió a las madres de ambos- por Concepción Granada y la joven diseñadora Marta Ferrao, que se encontraba entre los invitados.

Tras el cóctel y la cena, servidos por el restaurante Casa Gerardo, la fiesta no dio tregua hasta el amanecer gracias a la colaboración de GRG Eventos, cuyo gerente, Rubén Momparte, también formaba parte de la lista de invitados junto a su novia Lucía Pedreira. Aparecían en ella, asimismo, Juanjo del Campo, director de Cordes, y su esposa Covadonga Pastor; Carmen Moreno, gerente de la Unión de Comerciantes de Asturias; José Carrasco, responsable de Acuicultura en la Dirección General de Pesca, y su esposa Lorena Sánchez; el odontólogo Juan Mendiolagoitia y su esposa Charo Pañeda; Antonio Cubillana, propietario de las peluquerías Aire en toda la provincia de Cádiz y Pedro Alfajeme, critico de arte e historiador; Iván Fernández Moro, preparador físico del Grupo Covadonga; el matrimonio de jóvenes médicos formado por el dermatólogo Daniel González y la geriatra Ana Sanz; y el querido 'Tío Miro', es decir, Casimiro Álvarez, que fuera popular locutor de Radio Gijón, y que es tío abuelo de la novia.

Precisamente, con vistas a la celebración de cócteles, bodas y ese tipo de actos, el restaurador Javier Loya inauguró en Oviedo Mestura Jardín, la reforma de su espacio de eventos en pleno centro de la ciudad. A sus instalaciones en el Hotel España viene a sumarse la discoteca 'Pick Up' y una amplia terraza ajardinada al aire libre de ambiente bucólico. A la cita se sumó una amplia representación de conocidos profesionales del sector nupcial en la capital, como los diseñadores de vestidos de novia Marcos Luengo, Cristina Pascual y Lucía González Incera, diseñadora de Marta del Pozo; la maquilladora Reyes Tabarés; la fotógrafa de moda Mercedes Blanco; la diseñadora de tocados Marta Ybern; Marta García Conde; y Nacho Cabal (4Frebes), entre otros.

Gijón no se queda atrás y en estos días también se ha dado a conocer un nuevo espacio dedicado a eventos y celebraciones. Se trata de la Finca Villa María, en la parroquia de Somió, cuya gerencia corre a cargo de Chechu Solares y su esposa Reyes Argüelles. Su puesta de largo vino propiciada por la conferencia ofrecida por el consultor, coach ejecutivo y periodista avilesino José Manuel Velasco a instancias de la empresa de comunicación Tanka, que presentaba con dicho acto su nueva imagen tras cinco años de vida ejerciendo como Tankalab.

Son sus gestores Fernando Losada (consejero del Sporting y ex concejal) y Luis Molleda (Llana Consultores) y a darles su respaldo acudieron numerosas personalidades del mundo empresarial. Así, Iñigo Felgueroso, de la Fundación Prodintec; Fernando Álvarez, de Autocares Cabranes; José Bulnes y María Adaro, de Telecable, y el marido de ésta, Jorge Areces, gerente de Lacera; Pablo Vázquez, de Vodafone; y Antonio Retana, presidente del Club de Tenis de Oviedo. No faltaron Vicente Suárez, Pilar Martínez, Alfonso Álvarez, Fernando Colunga y Alfonso Fernández, todos ellos de Llana.

Por primera vez y para que sirva de precedente, pues quedó sellado el compromiso de volver a reunirse en cuanto se pueda, los que fueran pioneros en el uso y disfrute del refugio de Torrecerredo, en la estación de esquí de San Isidro, disfrutaron de un reencuentro que retrajo su memoria hasta los albores de la década de los setenta. Tuvo lugar en el merendero La Huerta, donde paran algunos de ellos ya que sus propietarios José Menéndez y María del Valle eran de los que frecuentaban dicho equipamiento. Que, por cierto, contaba con lo básico, según recuerda el que era director de la escuela de esquí, Paco Bercial. Para empezar, no había luz -el camping gas era su recurso- ni agua caliente, pero se iban arreglando. Pero como será su buen recuerdo, que ahora, que se ha producido un cambio de directiva en el Club Torrecerredo, él mismo ha pasado a ser su presidente. Secundado por Polo Vigil, actual gerente del Club de Regatas, que será vicepresidente y que entonces era jefe de pistas en esta estación leonesa.

Para la historia quedará el cierre de la gira de Vïctor Manuel que conmemoraba sus 50 años sobre el escenario con un concierto en Gijón. Con Ana Belén y otros artistas con los que comió en Bellavista.

 

Fotos

Vídeos