Las polémicas de Pedroche, un negocio muy rentable

El vestido de Nochevieja de Cristina Pedroche con el que arrancaron las polémicas alrededor de la presentadora. /
El vestido de Nochevieja de Cristina Pedroche con el que arrancaron las polémicas alrededor de la presentadora.

La presentadora de televisión puede llegar a cobrar hasta 5.000 euros por tuit o una imagen promocional en Instagram

E. P.

Cada vez que la presentadora Cristina Pedroche habla sube el pan. Además, cualquiera de sus declaraciones es susceptible a la crítica masiva, igual que sus estilismos, cambios físicos o su relación con el chef David Muñoz. Pero para su propio beneficio, toda la polémica que le rodea ha servido para convertir a la de Vallecas en una auténtica maquina de hacer dinero.

en contexto

La revista 'Vanity Fair' ha dedicado su último número al fenómeno que se esconde detrás de la presentadora en un reportaje que cuenta con la colaboración de la Pedroche, que no solo posa espectacular para el objetivo de la revista, sino que además se ha sincerado recordando su primera aparición en televisión, lo que ha sido capaz de hacer por dinero en sus inicios y el giro de 180º grados que ha tomado su vida, convirtiéndose en el deseo de todas las marcas.

Cristina Pedroche ha recordado con la revista su primera aparición en televisión, fue en el programa de Antena 3 «La vuelta al mundo en directo» como azafata y le pagaron 100 euros por su aparición, ante la pregunta de si se sintió como un objeto, Cristina confiesa: «A mí me daba igual que me trataran como un objeto. Yo me quiero mucho».

Además Cristina ha recordado que durante sus inicios necesitaba dinero y llegó a aparecer en una portada con una camiseta del Real Madrid «traicionando al Rayo» e incluso a protagonizar una publicidad de la campaña Marque la X a favor de la Iglesia, a pesar de que como reconoce no ha hecho ni la comunión.

Pero su simpatía traspasó la pantalla y poco después la ficharían como reportera en «Sé lo que hiciste...», lo que significó el giro radical a su carrera y el principio de un meteórico camino a la riqueza. Desde «Vanity Fair» analizan el valor en alza de Cristina, que gracias a que llega a un gran público y su constante presencia en redes y televisión se ha convertido en el reclamo de cualquier marca que se precie.

Según expertos en el sector Cristina puede llegar a cobrar hasta 5.000 euros por un tuit o una imagen promocional en Instagram, a lo que ella misma responde: «Claro que cobro, y el que dice que no es porque no ha recibido una buena oferta (risas). Pero no acepto nada que no sea 100% Pedroche».

Pedroche está en el segundo puesto en la categoría de modernidad y en el séptimo en la de marcar tendencia», explican los expertos a la revista, lo que la convierte en uno de los reclamos más perseguidos. «Ahora, tiene tres grandes contratos publicitarios. Ha sustituido a Irina Shayk como imagen de una firma de joyas, a la top Gisele Bündchen como embajadora de unas chanclas brasileñas y es la cara de Puma en España -Kylie Jenner, hermana de Kim Kardashian, lo es en EE UU», analizan desde la publicación, resaltando el éxito de la gallina de los huevos de oros.

En cuanto a su auge, la propia Cristina confiesa: «Recibo cinco o seis ofertas de trabajo al día. A veces, más. Rechazo muchas, porque cuando dices que no llegas más lejos». De todo el dinero que ha ganado trabajando en primetime en televisión, Cristina lo ha invertido en los negocios de restauración de su pareja, del que se ha convertido en socia, consiguiendo así aunar y sumar fortuna.

A pesar de que Cristina es una apuesta segura y se ha hecho su propia marca, cosechando una fortuna gracias a su nombre, no se olvida de sus orígenes y tal y como explica a la revista cuenta con su gente para todo «porque para que se lleve el dinero otro, prefiero que se lo lleven los míos». Unos valores que la han servido para crear su imperio.

 

Fotos

Vídeos