Aitana Ocaña: «Siento presión, pero es una presión muy bonita»

Aitana Ocaña: «Siento presión, pero es una presión muy bonita»
Aitana Ocaña, de 'Operación Triunfo'. / Alberto Ferreras

Aitana participó en 'Operación Triunfo' y ahora recorre España con su gira 'Playtour', que la llevará a actuar el viernes en el Gijón Life

ANA RANERA

Aitana Ocaña (San Clemente de Llobregat, 1999) se dio a conocer gracias a 'Operación Triunfo'. En el 'talent show' quedó en segunda posición, pero antes de su salida de la academia ya convertía en éxito todo lo que cantaba. Su sencillo 'Lo malo' (junto a Ana Guerra) obtuvo cinco discos de platino y cuatro su primer lanzamiento en solitario tras el concurso, 'Teléfono'. Ahora, con doce discos de platino y siete discos de oro, está recorriendo España con su gira 'Playtour', que la traerá el viernes a Gijón.

–Hace dos años su vida era muy distinta, ¿cómo ha encajado el cambio?

–La vida que llevaba antes era muy normal, estaba estudiando Bachillerato, iba a empezar una carrera, pero esos planes se vieron interrumpidos por 'Operación Triunfo', así que me puse directamente a trabajar. Trabajo en lo que más me ha gustado siempre, lo único diferente es que ya no soy anónima, pero no es algo atroz, sino que es bonito ver cómo la gente te demuestra su cariño por la calle y en las redes sociales.

–Cuando se alcanza el éxito siendo tan joven, ¿cómo se plantea el futuro?

–Los proyectos, ahora mismo, van surgiendo poco a poco, así que no pienso mucho en el futuro, aunque tenga en mente ir componiendo el próximo disco o hacer otra gira. Pero estoy viviendo bastante el momento porque acabo de sacar 'Spoiler' y de empezar la gira, así que mi mente tampoco va mucho más allá, pero tengo ideas.

–¿Siente mucha presión antes de sacar las canciones por la acogida que puedan tener?

–La verdad es que no lo pienso mucho o trato de no pensarlo porque si no me volvería loca. Intento estar contenta con el resultado antes de sacar las canciones y, cuando las saco, procuro que gusten a la gente, pero si no gustan, no está en mi mano.

–Ya había hecho gira con 'OT', ¿cómo lleva hacerla en solitario?

–Es muy diferente, en los conciertos de 'OT' viajábamos todos juntos y dependíamos de mucha gente. Ahora puedo elegir más, porque no tenemos que compaginar agendas. Además, el concierto en sí es muy distinto; antes cantaba cinco canciones. Ahora estoy una hora y media encima del escenario, con el público escuchándome solo a mí. Eso es mucha presión, pero es una presión muy bonita.

–¿Alguna canción especial de su nuevo disco?

– 'Nada sale mal', 'Con la miel en los labios' y 'Me quedo', justo los tres sencillos. Al final, si los elegí, fue porque eran mis temas favoritos. El disco entero lo compuse yo, aunque me han ayudado los productores en la música y en la forma de composición.

–Hoy anunciaba en Twitter que ya no va a cantar 'El trece' en sus conciertos. ¿Por qué?

–De hecho, no la he cantado en la gira todavía. Nunca había sido supersticiosa, pero en el primer concierto me dio por no cantarla y, ahora, he cogido esta manía. Y eso que nunca había tenido supersticiones, solo con el flequillo. Me da miedo cantarla y me da rabia porque me encanta.

–¿Algún ritual antes de salir al escenario?

–Nos juntamos todo el equipo, decimos «nada male sal» y damos un discurso de que todo va a ir bien, pero no tengo más manías.

–Publicó un libro también, 'La tinta de mis ojos'.

–Fue lo primero que hice al salir de 'OT'. Estaba sumergida en muchas opiniones, en el libro pude sacar mis dibujos y trabajé con una escritora que me ayudó a plasmar lo que tenía dentro. Fue un método muy bonito de encontrarme con lo que acababa de vivir.

Temas

Gijón