Arantxa Nieto: «¿Mi edad? Soy más que un número»

Arantxa Nieto, en la terraza del Ambigú, en Gijón./DAMIÁN ARIENZA
Arantxa Nieto, en la terraza del Ambigú, en Gijón. / DAMIÁN ARIENZA

La radio y un nuevo trabajo como responsable de comunicación ocupan casi todo el tiempo de la asturiana, que no descarta «volver a la televisión» Arantxa Nieto no desconecta en verano: hay trabajo por hacer y mucho rock and roll

ALBERTO ARCEOVIEDO.

Las presentaciones sobran cuando se habla de Arantxa Nieto. Nació en Mieres y las cámaras la conocen mejor que nadie, pero eso ya lo saben. Es «tímida», o eso dice, y lo disimula «muy bien». Feminista, animalista (su gato adoptado 'Pompón' puede confirmarlo) y amante de la cultura. Es actriz y comunicadora. Locutora de radio sobre todas las cosas. Desde que dejó la televisión, dedica su tiempo a 'Sin pudor', un conocido radioshow, y a su blog 'Lentejuelas y tachuelas', siempre que su trabajo como responsable de comunicación de un conocido grupo empresarial se lo permite. Estudió teatro, presentó el FICX en 2018 y cree que lo mejor de su carrera «está aún por llegar». Pasa el tiempo y sigue sin gustarle el reggaeton. Ya saben, el rock no murió con Johnny Cash.

-¿Disfrutando del verano?

-El verano, un año más, lo paso trabajando. Las vacaciones, el sol y la playa son cosa de otro tiempo. Además, con mi tono de piel no es fácil (bromea). Prefiero ir a ver conciertos.

-Para los ratos libres, ¿chiringuito o terraza, mojito o vermut?

-Prefiero el mojito. Me gusta beber cuando ya ha entrado el día.

-¿Su secreto mejor guardado?

-Mi edad. Hagan sus apuestas. No me gusta que se nos juzgue por un número o una talla. En el caso de las mujeres, siempre se nos exige más. Es un acto de rebeldía, no de sumisión. Soy mucho más que un número.

-Melómana, cuero y mucho rock and roll, ¿le han pasado factura?

-Tengo la suerte de vivir el rock and roll. Me gusta, pero como espectadora. Me pasa factura haber ido a tantos conciertos. Da mucha sabiduría.

-¿El Diario Roma diría algo al respecto?

-Al haber trabajado en los 40 Principales codo con codo con Alberto Toyos, hablar del Diario Roma es hablar de mis años dorados. La escena ha ido mutando. Nada es eterno y por suerte me tocó vivir esa época.

-¿Dónde le gustaría estar ahora mismo?

-Me gustaría volver a vivir algún verano con mi abuela en Mieres. Ella siempre será un referente en mi vida.

-¿Qué pregunta nunca le han hecho?

-Si me he sentido valorada o no en mi trabajo. La sonrisa, a veces, conduce a engaños.

-¿Ha sido así?

-Ahora mismo estoy bien, serena, pero no tan valorada como me gustaría. Se tiende a cosificar y a verte como una rubia que sonríe en la pequeña pantalla. Vivimos en un mundo de escaparate, no nos fijamos en la esencia.

-¿Qué le falta al mundo?

-Humanidad.

-Se la ha criticado por declararse abiertamente feminista.

-Creo en la igualdad, me sorprendió la falta de sensibilidad de muchas personas.

-¿Volverá a la televisión?

-Las puertas no están cerradas. Ahora es incompatible con mi trabajo, pero no lo descarto.

-¿Un consejo para las más pequeñas de la casa?

-El mismo que me dio mi abuela. Que crean en ellas mismas y que luchen por sus sueños, porque a veces se cumplen.