«Asturias es mi tierra, adoro venir cada año»

Carmen Lomana, durante el acto de ayer en Gjión./CAROLINA SANTOS
Carmen Lomana, durante el acto de ayer en Gjión. / CAROLINA SANTOS

Carmen Lomana acudió a la celebración del 30 aniversario del centro de estética Biri Murias en Gijón

ANA RANERA

Carmen Lomana asisitó ayer a la celebración del 30 aniversario del centro de estética Biri Murias en la calle de los Moros de Gijón. «Yo conozco a Biri Murias porque ella lleva ya muchos años trabajando en Gijón y cuando quiso celebrar esto se puso en contacto conmigo por si quería venir a la fiesta. Le dije que sí y aquí estoy», explicó Lomana. La leonesa llegó a la cita pasadas las 20.15 horas de la tarde, causando un gran revuelo en los alrededores del local donde los que la reconocieron se agolpaban para saludarla. Los asistentes al aniversario se mostraron encantados de conocerla en persona y las fotos y los autógrafos fueron una constante durante la velada. Ella accedió encantada.

Carmen Lomana, que se alojó en el Moderne Hotel, acababa de aterrizar en Asturias procedente de Madrid y se encontraba feliz de llegar de nuevo a la que siente como su casa, aunque esta vez solo pudiera quedarse una noche, pues hoy mismo partirá rumbo a Marbella. La celebrity tiene por delante un mes de veraneo en el que pretende disfrutar también de la tierrina. «Nosotros tenemos casa cerca de Llanes, en Celorio, en la playa, pero yo ahora veraneo en Marbella, donde también tengo casa. No vendré a Asturias hasta finales de agosto», explicaba.

Para ella, aunque haya nacido en León y viva en Madrid, su hogar es Asturias, donde tiene familia y donde están sus recuerdos de infancia. «Asturias es mi tierra, adoro venir cada año. Tengo además un hermano que vive en Oviedo, así que entonces vengo siempre que puedo».

Más información

De vez en cuando, también se acerca a Gijón, una ciudad a la que tiene mucho cariño y de la que guarda recuerdos muy especiales. «La última vez que vine a esta ciudad fue para presentar a Danny Daniel en el teatro Jovellanos, era su primer concierto en el teatro. Fue muy bonito, hasta canté una canción», recuerda.

A Carmen le gusta todo de esta tierra, espcialmente la gastronomía, «todo es bueno». «La carne es maravillosa, el pescado, la verdura también, todo me encanta de la gastronomía asturiana».

La celebración continuó con el jazz sonando de fondo y un constante trasiego de copas de vino, cava y bandejas de canapés, pero todos los ojos estaban pendientes de ella. Carmen siguió posando junto a sus fans, aunque tras sacarse fotos con los móviles de todos los admiradores que se le acercaban, ella rogaba que se las enseñaran. Y es que no pierde su espíritu presumido nunca. «Me hacen fotos con los móviles y luego las cuelgan por ahí y algunas son horribles, por eso quiero comprobar cómo son», explicaba entre risas.

Hasta finales de agosto no la volveremos a ver por aquí, pero Carmen Lomana ya está deseando reencontrarse con su Celorio, ese que le evoca tantos recuerdos de la infancia. Allí disfruta con la comida, con la playa, con cada rincón del pueblo y con los amigos y los familiares con los que se reencuentra cada verano cuando regresa. Y es que, por muchos viajes que haga y pese a haber recorrido muchos países, ella prefiere volver al lugar donde se siente en casa; ese sitio en el que es ella la que está detrás de la cámara para inmortalizar la belleza del pueblo que la vio crecer.