Se desvelan todas las operaciones de estética a las que se ha sometido Belén Esteban

Se desvelan todas las operaciones de estética a las que se ha sometido Belén Esteban

El cambio más notorio de la colaboradora fue en 2009, cuando decidió arreglar su desmejorada nariz

EL COMERCIO
EL COMERCIOGijón

No es ningún secreto que Belén Esteban -una de las mujeres más polémicas de nuestro país- ha pasado por quirófano en numerosas ocasiones para realizarse diferentes cambios estéticos. Sin embargo, nunca se ha sabido el número exacto ni los tipos de intervenciones a los que la colaboradora más famosa se ha sometido a lo largo de los años.

Noticias relacionadas

Muchas han sido las ocasiones en las que una renovada (e irreconocible) Belén posaba sonriente para alguna revista del corazón con un rostro diferente. Con una nariz más fina y corta, sin ojeras o con cambios bruscos de peso. Estos cambios radicales siempre suponían un antes y un después para la colaboradora.

Todo comenzó en 2001, cuando se sometió a una mamoplastia. Días después lucía orgullosa una talla 95. Dos años después volvió a ponerse en manos de los cirujanos para una liposucción de abdomen y una lipoescultura –nunca confirmadas por ella-.

En 2006 se sometió a una reconstrucción y un blanqueamiento dental, seguido por un aumento de labios. Sin embargo, el cambio más notorio de la colaboradora fue en 2009, cuando decidió arreglar su desmejorada nariz y se sometió a una compleja rinoplastia y una blefaroplastia –arreglo de las bolsas de los ojos-, por la que Belén recibió una exclusiva de la conocida revista del corazón «Lecturas» que acabó vendiendo casi medio millón de ejemplares en los quioscos.

A partir de ese momento, la ex de Jesulín de Ubrique se ha retocado paulativamente con otros arreglos secundarios como con la toxina botulínica, ácido hialurónico y vitaminas para reducir sus líneas de expresión.