Cumbre de nobles en Oviedo

Ana Pérez de la Mata y Fernández de Castrillón, junto a Alicia Viladomat y Juan Antonio Irbici de Arin, a su llegada a la ceremonia. / FOTOS: PABLO LORENZANA
Ana Pérez de la Mata y Fernández de Castrillón, junto a Alicia Viladomat y Juan Antonio Irbici de Arin, a su llegada a la ceremonia. / FOTOS: PABLO LORENZANA

El Cuerpo de la Nobleza de Asturias recibió a siete nuevos miembros y entregó sus premios a las artes, la cultura, la economía y la labor humanitaria

ANA RANERA

La capilla del Rey Casto de Oviedo acogió ayer, pasadas las siete de la tarde, la investidura de los seis nuevos Caballeros y una Dama que se unieron a esta institución. Antes de que diera comienzo la misa, les impusieron las medallas y estos acreditaron su nobleza y juraron de rodillas lealtad al Cuerpo. En una emotiva ceremonia, dieron la bienvenida a sus nuevos integrantes y ratificaron la importancia de este acto, testimonio de su vida y ejemplo de sus tradiciones, que les permite reunirse anualmente para hacer gala de la importancia que tienen sus casas nobiliarias.

Antes del comienzo de la ceremonia, en las inmediaciones de la Catedral de Oviedo, se fueron sucediendo los saludos y los reencuentros entre quienes se ven de año en año, pero mantienen la ilusión de encontrar, tan vivo como siempre, su legado. Ese que recibieron de sus padres y que consideran fundamental mantener de generación en generación para que sus hijos lo hereden y aprendan, desde pequeños, el orgullo que esto supone y los deberes que conlleva. Entre los asistentes a la ceremonia, también caras conocidas como la de Olivia de Borbón, quien asistió acompañada de su marido, Julián Porras-Figueroa.

Durante la misa, que comenzó con el himno de Covadonga, se reivindicó el valor de la nobleza en nuestra región por su antiquísimo origen y recordaron a sus antepasados, quienes lograron estos títulos que ahora ellos ostentan con honor.

A continuación, todos los asistentes se trasladaron a cenar al Hotel de la Reconquista, donde se entregaron los premios Trelles-Villademoros, Conde de Latores y Conde de Campomanes, unos galardones que reconocen la labor de personas o instituciones en la cultura, la labor humanitaria y la economía.

Este año, el Trelles-Villademoros a la labor cultural se lo otorgaron al guitarrista Pablo Sainz de Villegas, músico de La Rioja, de los más aclamados solistas en la actualidad. El Conde de Latores a la labor humanitaria se lo entregaron a la Asociación Española Contra el Cáncer y lo recogieron Margarita Fuente y Margarita Collado, presidenta y vicepresidenta de la asociación, respectivamente.

Por último, el galardón Conde de Campomanes a la labor económica lo recibió Cepsa y fue su director general de comunicación, Íñigo Diaz de Espada y Soriano, quien lo recogió. El Premio Carreño Miranda 2019 a la labor en las artes se lo otorgaron al Teatro Real, aunque de este no se hizo entrega.

Concluyó así el día grande del Cuerpo de la Nobleza del Principado de Asturias, con siete nuevos miembros que portarán orgullosos su medalla: Ignacio López de Carrizosa y Molina, Álvaro Morales, Miguel Suárez Cantón y de Huertas, José Carlos Cienfuegos-Jovellanos, María Luisa Fernández de Velasco, Mario Jaramillo Contreras y Federico Francisco Price Gay-Trullols, vicealmirante de la Armada inglesa.

La institución continuará la labor que lleva desarrollando incansablemente desde 1989, sin fines lucrativos. Simplemente, con el afán de agrupar en su seno a descendientes de nobles asturianos cuyo papel ha sido fundamental para la historia de nuestra región.

Gracias a actos como este, garantizan que la impronta nobiliaria siga presente en nuestra tierra y que no caiga en el olvido.