Famosos de paso

Antonio Banderas, ayer, antes de salir en procesión con la Virgen de Lágrimas y Favores de Málaga. / REUTERS
Antonio Banderas, ayer, antes de salir en procesión con la Virgen de Lágrimas y Favores de Málaga. / REUTERS

Los rostros más conocidos del país viven la Semana Santa con fervor y admiración. «Nos dejamos llevar por su embrujo», dicen

SUSANA ZAMORA

Ya es Semana Santa y al olor del incienso miles de personas en toda España salen a vivirla en sus calles. Unas lo hacen en procesión, otras la ven desde la barrera -desde un balcón o mezclados entre la multitud-, de penitencia con el anonimato que da el capirote de nazareno o llevando a hombros el peso de un trono. También lo hacen ellos: los famosos. Unos cuentan que es por devoción, otros que la tradición manda y, los menos piadosos, porque aprecian la belleza y singularidad de auténticas obras de arte de la imaginería española. Por uno u otro motivo, todos se dejan arrastrar por la fascinación de una manifestación religiosa en la que hay que poner los cinco sentidos para experimentarla en toda su dimensión, ya sea con fervor religioso o con admiración profana.

«Es el gran espectáculo gratuito puesto al servicio de cualquier persona con más o menos sensibilidad pero en el que, al final, todos caemos y nos dejamos llevar por su embrujo». Así se refiere Luz Casal a esta tradición, que ella vive con pasión y desde hace años en Málaga junto a su marido, Francisco Pérez-Bryan (exdirector de Radio 3). Muchos saben de su admiración por el Chiquito, el Cristo de la Cofradía de la Misericordia que cada Miércoles Santo procesiona por las calles de esta capital andaluza. Sin embargo, son pocos los que conocen que la artista vivió un año el desfile procesional desde dentro y, desde el más absoluto anonimato, entre las filas de sus 450 nazarenos. «Es una experiencia que marca de por vida», asegura Casal.

Pero si hay un malagueño que no falta a su cita cofrade en estas fechas, ese es Antonio Banderas. Tan especiales son estos días para el actor, que tiene recogido por contrato ausentarse si la Semana Santa coincide con un rodaje o cualquier otro proyecto profesional. Hermano de una de las cofradías más antiguas de la ciudad (su origen data de finales del siglo XV) desde que era niño, cada Domingo de Ramos ejerce como mayordomo de trono con María Santísima de Lágrimas y Favores de las Reales Cofradías Fusionadas. Una devoción que compartió durante su matrimonio con Melanie Griffith y, ahora, con su pareja actual, Nicole Kimpel.

Para la cantante Pasión Vega, el Martes Santo es su día grande con la salida de la cofradía de Nueva Esperanza, a la que tanto ella como su familia están muy vinculadas al pertenecer al barrio de Nueva Málaga. En la parroquia de San Joaquín y Santa Ana aún recuerdan las misas de 12 de los domingos, cuando la malagueña interpretaba como solista piezas del ritual litúrgico.

Todavía el pasado año se pudo ver durante el Miércoles Santo al periodista deportivo Pipi Estrada, que se vinculó a la Cofradía El Rico (hermandad que libera a un preso cada año) de Málaga cuando inició su relación con la presentadora Terelu Campos. Continúa como hombre de trono, pese al desacuerdo que en alguna ocasión ha mostrado su expareja, con la que rompió en 2004. En la intrahistoria de este mal rollo ella siempre ha querido que su exnovio no sacara el trono y fuera dado de baja, a lo que, lógicamente, la cofradía se ha negado. Al margen de eso, la familia Campos, con su matriarca a la cabeza (María Teresa) y su inseparable 'Bigote' Arrocet, sigue abonada a uno de los balcones más cotizados para seguir las procesiones, situado en un céntrico hotel de la popular calle Larios. A otras famosas de la talla de Estrella Morente y Diana Navarro también se las puede ver por Málaga, donde en ocasiones se arrancan a cantar saetas espontáneamente.

La cita del clan Pantoja

El otro centro neurálgico del famoseo es Sevilla. Allí, el clan Pantoja y los Rivera están ligados al Cristo de las Tres Caídas de la Hermandad Esperanza de Triana, de la que el torero Francisco Rivera fue costalero y trató de ser hermano mayor sin éxito, al no cumplir con uno de los requisitos: no estar divorciado. Isabel Pantoja y su hijo Kiko también son fervientes seguidores de esta cofradía, a la que siguen desde un balcón próximo.

Cayetano Martínez de Irujo ha heredado de su madre, la duquesa de Alba, la tradición de rendirle en Semana Santa un tributo floral a la Virgen de las Angustias, perteneciente a la Hermandad de los Gitanos de Sevilla. María del Monte es devota de la Cofradía de Montesión de Sevilla. Ha participado en su vía crucis, ha cantado a sus titulares e incluso se le ha visto llorar de emoción al paso del trono. También es fácil ver a los hermanos Jorge y César Cadaval, los Morancos. Este último es cofrade de la Hermandad de San Gonzalo e incluso ha compuesto una marcha para ellos y ha sido el encargado de dar el pregón de la Semana Santa de Triana a los pies del Cachorro.

No es ningún secreto que el periodista Carlos Herrera sale en procesión cada Martes Santo con la Hermandad de la Virgen de la Candelaria. Va de nazareno y ni por esas se libra de ser reconocido.