Y el verbo se hizo moda

El desfile congregó a decenas de personas en el Restaurante La Torre, en Pruvia./ FOTOS: IMANOL RIMADA
El desfile congregó a decenas de personas en el Restaurante La Torre, en Pruvia. / FOTOS: IMANOL RIMADA

El luanquín David Rodríguez se proclama ganador del XIII Certamen de Jóvenes Diseñadores de Asturias con una colección inspirada en el Siglo de Oro

PABLO A. MARÍN ESTRADA

David Rodríguez, con su colección 'Y el verbo se hizo carne', se alzó ayer con el premio del XIII Certamen de Jóvenes Diseñadores de Asturias convocado por la Asociación de Nuevos y Jóvenes Diseñadores Españoles (ANDE) junto con su delegación en el Principado: la Asociación de Diseño y Moda de Asturias (ADYMO). Un total de siete creadores asturianos participaron en esta edición que se celebró en el Restaurante La Torre de Pruvia y cuyo objetivo es reconocer el trabajo de los talentos emergentes de la moda, así como servirles de plataforma para difundir sus creaciones más allá de las fronteras regionales. El galardón da a su ganador el pase para participar en los Premios Nacionales a la Moda para Jóvenes Diseñadores representando a Asturias.

«Una colección inspirada en el Siglo de Oro español y la tradición del luto de las viudas, las manolas y las plañideras que reivindica el empoderamiento de la mujer en una época que a mí me atrae especialmente; quería reflejar cómo ellas se rebelaban, como podían, contra esa tradición para seguir sintiéndose sexys y femeninas al vestirse». Así definía la colección que mereció el reconocimiento del jurado Rodríguez, luanquín de 22 años y recién graduado en Diseño de Moda por la Escuela de ESNE.

Modelo Columba por María Castropol.
Modelo Columba por María Castropol.

Tras conocer el fallo se mostraba «muy contento» al ver valorado su trabajo, «y más en una edición en la que había un nivel muy alto. El jurado no lo tuvo que tener fácil a la hora de decidir», aseguraba. Mantillas, peinetas, volantes y gasas, con piezas en tonos luminosos en blanco y negro eran las formas escogidas por el ganador en un certamen que destacó por la singularidad de las creaciones presentadas.

La gijonesa afincada en Madrid Gabriela Rose -recientemente premiada en el certamen Isla Bonita Moda- con 'Reliquias de Clotilde' apostó por el universo marino de la pintura de Sorolla y colores como el mostaza, tendencia en este invierno. Clara Sampedro, ovetense, presentó su colección 'Tracy', como tributo a su admirado James Bond y a su único amor, una mujer «más explosiva que romántica». Los uniformes del ejército colonial británico del siglo XIX sirvieron a Paloma Fiaño para diseñar su trabajo 'Golden Guards' y las aves exóticas a María Castropol para los trajes de 'Volvorella', con vistosas plumas como complementos. Máscaras y disfraces sugeridos por el carnaval o el teatro venecianos fueron los elementos inspiradores de 'Midnight in Venice' de Covadonga Ramos y el punto más transgresor lo puso Laura García Rubio con 'No me digas que me quieres', diseños que remiten a la opresión de los psiquiátricos de comienzos del siglo XX. Fuera de concurso, Ángela Antuña, ganadora de la edición anterior, mostró una ampliación de ese trabajo titulada 'Die Dead Sea', calificada por su creadora como una «colección ecológica con tejidos y tintes naturales».

El jurado de esta decimotercera edición estuvo compuesto por la concejala gijonesa Montserrat López Moro; Pilar Kiara, diseñadora; Josechu Santana, modisto; Laura Gutiérrez, directora de la Escuela de Arte de Oviedo; Begoña Costales, empresaria y presidenta de FEDA (Federación de Empresarias y Directivas de Asturias); Héctor Jareño, diseñador y empresario; Patricia Álvarez, periodista; Ilka Silveira, diseñadora; José Luis Carús, experto en moda; Teresa Laso, presidenta de ADYMO (Asociación de Diseño y Moda de Asturias), y Laura Victoria Valencia, presidenta de ANDE (Asociación Nacional de Diseñadores Españoles).

 

Fotos

Vídeos