Kiko Rivera: «Un hombre me amenazó de muerte en Tuilla»

Actuación de Kiko Rivera en las fiestas de Viesques. :: J. PAÑEDA/
Actuación de Kiko Rivera en las fiestas de Viesques. :: J. PAÑEDA

El hijo de la Pantoja da la espantada en las fiestas del pueblo langreano y la organización ve excesiva y poco profesional su reacción

MARTA VARELA

Kiko Rivera dio la espantada en las fiestas de Tuilla por un coche mal aparcado. A pesar de contar con varias personas de seguridad, el mediático pinchadiscos se negó a actuar, ante las presuntas amenazas del dueño de un vehículo que impedía el paso del coche del hijo de Isabel Pantoja. Al final, la organización consiguió despejar la vía, pero ya no hubo tutía.

Nadie se lo creía en la localidad langreana de Tuilla. El público, que desde medianoche llenaba la carpa festiva, no daba crédito a lo que escuchaba. Para cuando se confirmó el anuncio, ya estaban a punto. Antes de la hora a la que estaba previsto que el hijo de la tonadillera pusiera a bailar a la cuenca, los del Nalón ya habían engrasado las articulaciones con los Chunguitos, a la espera del DJ: una actuación que nunca llegó.

La sociedad de festejos confirmó ayer que no había recibido ninguna explicación oficial por parte del artista o de su personal: «No pensamos pagarle por una actuación que no realizó», lanzaron. Pero la explicación llegó como llegan ahora todas las explicaciones, con un vídeo vía Instagram en el que el artista relataba lo ocurrido. «Para mí es muy triste contar esto, pero ayer recibí amenazas de muerte y pasé uno de los peores ratos de mi vida», introduce el hijo de la tonadillera, que continúa su relato explicando que cuando llegaron «al evento había un coche delante nuestro y se le pidió amablemente que se apartara porque teníamos que llegar al escenario y se bajo un señor, si se puede llamar, señor, arrasando con todo -había niños y ancianos-, gritando, pegando golpes en el coche, diciendo que si se me ocurría bajar del coche me iba a apuñalar, me iba a matar, y por razones de seguridad se decidió no salir». Concluía Rivera haciendo un llamamiento a erradicar este tipo de comportamientos y declarando su amor a Asturias. «Tuilla, Asturias, sois una gente maravillosa, pero no se puede estar con gente así, lo siento».

Desde la organización, la versión es similar, pero quizá menos dramática. Poco antes de la actuación, la comitiva del DJ se dirigía a la zona del escenario, pero un coche mal aparcado le impidió llegar. Se localizó al propietario, pero este se negó a retirarlo y «un tanto alterado», presuntamente, amenazó al hijo de la tonadillera. Y la supuesta amenaza fue más que suficiente para que el artista y su equipo decidiesen abandonar la localidad de inmediato, sin actuar ni dar explicaciones. El numeroso público pasó de la ilusión a la decepción. Y de ahí, a la mala leche y a cargar contra Kiko Rivera por faltar a su compromiso. Finalmente, la fiesta prosiguió gracias a un DJ de la zona -que no faltan- y animó la noche y el amanecer a los que aguantaron.

Más información

Un responsable de la organización fue el encargado de comunicar desde el escenario a los numerosos asistentes que esperaban la actuación que estaba suspendida. «No fue culpa ni de la comisión ni del pueblo de Tuilla, ni del chaval del escenario ni del pincha... El caso es que el concierto de Kiko en Tuilla este año quedó suspendido ¿vale? Si alguien quiere quedarse, la fiesta seguirá hasta altas horas de la madrugada; y a la gente que vino a ver al hijo de la Pantoja, que lo sentimos mucho», señaló. Algunos de los asistentes reaccionaron con gritos de desaprobación como 'fuera', 'fuera'.

«Desde la comisión consideramos un poquito excesivo el no actuar y poco profesional de su parte. Pedimos disculpas», escribieron ayer en las redes sociales los miembros de la Sociedad Cultural y Festejos Nuestra Señora del Amparo, organizadora de los festejos.