Lucía Rivera estalla: «No entiendo tanto odio hacia mí por ser adoptada por Cayetano Rivera»

Lucía Rivera estalla: «No entiendo tanto odio hacia mí por ser adoptada por Cayetano Rivera»

La modelo evita hablar de su relación con el piloto Marc Márquez y carga contra los que que la atacan a ella y a sus padres, Cayetano Rivera y Blanca Romero, de forma anónima en las redes sociales

EL COMERCIO
EL COMERCIOGijón

La modelo asturiana Lucía Rivera está en boca de todos y en esta última ocasión ella misma se encarga de aclarar que ya no puede más. Si hace apenas una semana salía a la luz su supuesto romance con el piloto Marc Márquez, ahora parece que en las redes se está hablado de cómo es la relación que mantiene con Cayetano Rivera, que la adoptó siendo muy pequeña.

La modelo ha compartido en sus redes un comunicado contestando a quienes tiene «tanta inquina y tanto odio» hacia ella.

Harta de las críticas y de los comentarios que recibe constantemente en sus redes sociales y que desde se conociera su relación con el pentacampeón del mundo se han incrementado, Lucía ha estallado y ha decidido contestar y plantar cara a todos aquellos que la critican por tener los padres que tiene.

Noticias relacionadas

Aunque trata de ignorar los comentarios que recibe para que no le afecten negativamente, la modelo admitía que de vez en cuando caía en la tentación de hacerlo y por lo que parece, esta vez se le ha acabado la paciencia. «No entiendo por qué tanta inquina y tanto odio contra mí simplemente por ser adoptada por mi padre», escribía indignada.

«Si algo me han enseñado en casa es a no pisar a nadie y menos sin motivos y sin tener ni idea, ni haberme puesto sus zapatos», escribía pidiendo respeto. «Nadie es más que nadie. Vamos creo que es la basa de la educación», sentenciaba una Lucía muy enfadada.

Continuaba lamentándose que sus críticos se escuden en el anonimato que dan las redes sociales para atacarla impunemente y añadía que, si ella hubiera optado por la vida fácil aprovechando la fama de sus padres no sería como es ahora, «si hubiera querido vivir del cuento hubiera tomado caminos mucho más fáciles a los que he tomado. Simplemente me dedico y desvivo por lo que me gusta», y les aconsejaba «que cada uno se mire por dentro antes de hablar de alguien que no hizo ni está haciendo nada malo». «Por cierto, tengo una madre maravillosa y auténtica», terminaba su improvisado comunicado presumiendo de lo feliz que es al lado de su madre Blanca Romero.