Un Miura empitona a un seguidor madrileño del Real Oviedo

El oviedista, en el momento de ser corneado en la axila por 'Rabanero'. :: EFE/
El oviedista, en el momento de ser corneado en la axila por 'Rabanero'. :: EFE

'Rabanero' dejó al seguidor del equipo azul y a otros dos corredores más corneados a su paso

PABLO OJER / IRENE CARRIL

Miguel, un seguidor del Real Oviedo residente en Alcobendas (Madrid), sufrió ayer una tremenda cornada en la última jornada de los Sanfermines. Fue una peligrosa carrera en la que uno de los toros, un astado colorado de nombre 'Rabanero', hundió su pitón en la axila derecha del corredor que lucía la camiseta del equipo azul, quien se acababa de encaramar a la barrera buscando refugio. Sin suerte.

Dicen los expertos que los Miuras hacen nueve carreras perfectas y la décima la lían de verdad. Y vaya si la liaron. Especialmente, 'Rabanero', que paseó en solitario sus 640 kilos más de la mitad del recorrido y que dejó a Miguel y a otros dos corredores más corneados a su paso.

El encierro de ayer tuvo dos partes bien diferenciadas. Una primera mitad, la Cuesta de Santo Domingo y la plaza del Ayuntamiento, en la que los animales corrieron hermanados.

Sin embargo, en el tramo de Mercaderes, se cayeron dos toros. Uno de ellos no tuvo problemas para coger al resto de sus hermanos. Pero el segundo, 'Rabanero', se quedó descolgado unos metros. Lo suficiente para enganchar a tres corredores.

Uno de ellos fue J. C., natural de Adamstonn Heighb (Australia) y de treinta años, que sufrió una cornada en la pierna izquierda en la calle Estafeta.

Y, ya en el tramo de Telefónica, las víctimas fueron dos mozos, uno también australiano y el otro el madrileño, con sendos puntazos en un brazo y en la axila. El oviedista, que militó en la Peña Azul Madrid, tuvo que ser operado de su cornada y, aunque con fiebre y dolores, afortunadamente, todo se quedó en un susto.