Diseño y moda con premio en Oviedo

Diseño y moda con premio en Oviedo
Javier de Montini, Ágatha Ruiz de la Prada y Luis Bobes. / ÁLEX PIÑA

Los galardones Aydmo reúnen en Oviedo a Ágatha Ruiz de la Prada, Javier de Montini y Luis Bobes

ALBERTO ARCE OVIEDO.

Lució ayer el salón Covadonga del Hotel de la Reconquista con la XII Edición de los Premios Adymo de Moda, otorgados por la asociación que les da nombre (Asociación Diseño y Moda de Asturias), que se fundó en mayo de 2004. En esta ocasión fueron galardonados la diseñadora madrileña Ágatha Ruiz de la Prada (Diseñadora del año); Javier de Montini, exdirector de 'Lecturas' (premio de comunicación); y, en empresario de moda asturiano, el ilustre sombrerero de la ciudad de Oviedo, Luis Bobes.

Señalaba a EL COMERCIO la popular Ágatha Ruiz de la Prada que tiene «una relación especialmente romántica con Asturias». Acompañada de su hijo, Tristán Ramírez, que aprovechó la visita para que le practicasen una operación ocular -«por desgracia, no he podido admirar su belleza del todo», comentaba-, y de un numeroso séquito de admiradores debidamente indumentados, afirmó que viene «al menos una vez al año para un evento importante». Pausada, sonriente y, en definitiva, como pez en el agua en este tipo de veladas, para Ruiz de la Prada «cada reconocimiento de este tipo es un orgullo incomparable».

Javier de Montini, ajetreado entre sus amistades, reconocía ser «un viejo periodista 'off'» que añora aquella década prodigiosa, los años sesenta, «tiempo en que me aficioné a la moda de las pasarelas madrileñas». Explicó, además, que «como no podría ser de otra manera, para mí tiene especial sentido la moda asturiana». Por otra parte, aprovechó el momento para arrojar una sutil reflexión sobre el panorama actual de la moda y el arte de la sastrería. «Hoy en día, de nada sirve tener las mejores creaciones guardadas para el momento adecuado y la persona indicada, ya que sin inmediatez, no hay atención».

Luis Bobes, que acudía a por su noveno galardón de los últimos diez años, se sentía «profundamente orgulloso de recibir un premio que no hace más que reafirmar el inconmensurable trabajo que hemos realizado durante los últimos años». Bobes, que regenta un icónico establecimiento en el barrio antiguo de Oviedo, relató cómo su negocio fue «pionero en la transformación digital».

Al final, de manera informal y distendida, se entregaron los galardones al tiempo que se servía un ligero cóctel.

 

Fotos

Vídeos