«Me encantaría vestir a Lady Gaga»

Susana de Dios, en su taller ovetense. / MARIO ROJAS
Susana de Dios, en su taller ovetense. / MARIO ROJAS

La diseñadora ovetense disfruta del verano en casa con sus dos hijos e ideando el vestuario de la temporada de ópera | «La moda actual es un horror: ahora se llevan los burkas y vestidos hasta los pies»

PABLO A. MARÍN ESTRADAGIJÓN.

La diseñadora Susana de Dios (Oviedo, 1975) pasa el verano acompañando en sus primeros meses en el mundo a su hijo y viendo cómo descubre el suyo el mayor, de dos años. Vistió a Rodrigo Cuevas con montera y bata de cola para sus espectáculos y su nuevo reto ahora que es jefa de sastrería de la Ópera de Oviedo es el vestuario de la nueva temporada, «un sueño», afirma, «que me agota y me emociona».

-¿El verano la pilla trabajando?

-Me pilla de baja maternal, pero con la cabeza en la primera ópera de la temporada: 'El Ocaso de los dioses', con Carlos Wagner. Pensando ese diseño para trece solistas, tan complejo como si fueran cincuenta.

-¿Qué tal su primer año en la Ópera de Oviedo?

-Afortunada de que hayan confiado en mí y de poder desarrollar mi creatividad. Venía de hacer estilismo en la televisión, me salió esto y desde el día en que pisé el teatro supe que era mi sitio. Me agota y me emociona. Es un sueño.

-¿Se toma un respiro o ni siquiera con estos calores?

-Me ahogo un poco, pero aprovecho el sol, las mañanas limpias, y si viene nublado te recoges y tienes otras emociones. Me perdí conciertos y las terracitas de noche, pero disfruto viendo a mis hijos descubrir el mundo, que es apasionante.

-Antes de ser madre, dónde la buscaríamos: ¿monte, playa, caminos?

-El agua es mi elemento, en la playa viviría, aunque sueño con tener mi cabaña en un bosque, mi espacio, poder pasarme el día viendo las nubes. El mar me apasiona y la montaña es sagrada, no quiero elegir.

-Siempre ha diseñado desde Asturias ¿tenía claro que su sitio estaba aquí?

-Intenté hacer muchas cosas pero no me salían. Viajar fuera, vivir en otros lugares, y siempre había algún inconveniente. Me salió la oportunidad de trabajar en una serie nacional en Madrid y fue horrorosa la experiencia, ¡me lo hicieron pasar tan mal! Volví con sensación de fracaso total, pero me di cuenta de que vivo en un sitio privilegiado, soy feliz aquí.

-Su amigo Rodrigo Cuevas también volvió para quedarse ¿cómo fue diseñar para él?

-Fui a verlo con una amiga cuando no era famoso y me fascinó algo tan fresco, divertido y hecho con el corazón. Al acabar le di mi teléfono. Es muy fácil trabajar con Rodrigo, te dice con mucho amor si le gusta o no, cómo se siente. Me encantó estar en sus inicios y lo adoro.

-¿Y a quién más le gustaría vestir?

-Me flipa Lady Gaga, tiene un equipo de creativos que ya me gustaría asomarme a sus reuniones, no tienen límites. Salir con botes de coca-cola de rulos o un vestido de 20 metros e ir quitándoselo hasta quedar en bragas... Mi diseño no va por ahí, pero me encantaría. Es genial, las demás burdas copias.

-¿Su prenda preferida en verano?

-Ir con las piernas y los pies al aire. Este año para mí son los bermudas, que no están de moda. Sin embargo se llevan los burkas, vestidos de manga larga y hasta los pies. ¡La moda es un horror! Ponlo literal (risas).