El testamento de Paquirri sigue dando guerra

El testamento de Paquirri sigue dando guerra

'Lazos de sangre' analizó la dinastía de los Rivera-Ordóñez centrándose en sus tragedias, sus disputas amorosas y las herencias mal repartidas

Joseba Fiestras
JOSEBA FIESTRAS

Desde que, en 1973, los Rivera y los Ordóñez unieron sus caminos con la boda de Paquirri y Carmina Ordóñez, la dinastía ha superado rupturas, tragedias, peleas, odios y amores a partes iguales. 'Lazos de sangre' analizó las andanzas de esta saga familiar apoyándose en testimonios exclusivos, como el de Pilar Lezcano, segunda esposa de Antonio Ordóñez. Tras dos décadas de silencio, la mujer del mítico torero desveló, por ejemplo, la lucha constante de su desaparecido marido por la herencia de sus nietos. «Tenía debilidad por Paquirri, fue su yerno más querido», contaba Lezcano antes de confesar que el padre de Carmina se enfrentó durante casi cuatro años a Isabel Pantoja. «Peleó muchísimo», explicaba la entrevistada, que evitó dar nombres al reflexionar: «Aborrezco a la gente que no tiene ética y que no es honesta y honrada… No sabría qué más decir, se me acaban los adjetivos», afirmó. Seguro que alguna se dio por aludida.

Noticias relacionadas

Antonio Rivera, hermano de Paquirri, también se refirió a la famosa herencia. «Isabel (Pantoja) se fue a Cantora, abrió la caja fuerte y se llevó lo que había dentro», aseguró. Y, a pesar del paso del tiempo, quiso insistir en el reparto. «Si les han tocado unas cosas a los Rivera Ordóñez, repártelos que no pasa nada», exigió ante las cámaras, desvelando también que la tonadillera no les llamó para darles el pésame cuando murió el padre de Paquirri. «En su conciencia queda», reprochó.

Otro de los episodios controvertidos de la 'reina de corazones' fueron los supuestos malos tratos que sufrió por parte de su tercer marido Ernesto Neyra. «A mi no me consta que mi madre se casara tres veces», declaró Julián Contreras Jr. ignorando premeditadamente el enlace fatal. «Yo viví cosas muy escabrosas, fui testigo presencial», ilustraba el tercer hijo de Carmina, que lamentaba que nadie creyera en su día a su madre, «y hasta le acusaran de inventárselo».

El final prematuro de Carmen Ordóñez también tuvo peso en el documental. «Nunca aceptó que estaba enferma y nunca hizo nada por remediarlo», se lamentaba Julián. «Al final ella vivió como quiso, apretando el acelerador hasta el final. No frenó porque no le dio la gana», argumentó con cierta tristeza el joven escritor, que habló también de su actual relación con sus hermanos Francisco y Cayetano. «Mi familia tiene esta tendencia a los desencuentros. Pero una ausencia de relación no significa que sea una mala relación», definió sin aclarar demasiado la situación.