La Reina repite para deslumbrar

La Reina repite para deslumbrar
La reina Letizia brinda con Pedro Sánchez en presencia de Felipe VI. / EFE

Doña Letizia tira de fondo de armario para recibir al presidente de Perú en una cena de gala

L. MENÉNDEZ / AGENCIAS

La reina Letizia repitió y deslumbró. El Palacio Real acogió anoche la cena de gala con la que los Reyes homenajearon al presidente de Perú, Martín Vizcarra, y a su esposa, Maribel Díaz. Por la tarde, a las puertas del palacio, se la pudo ver con un atuendo mucho más informal para recibir al Jefe de estado de Perú. Pero la Reina tenía preparada una sorpresa para la noche con la que se convirtió en el centro de todas las miradas: el vestido de Felipe Varela. Ni siquiera le hizo falta sacar lo mejor de su joyero, como ha hecho en otras ocasiones.La tiara que lució en la cena de ayer era mucho más discreta que otras que ha lucido en los últimos meses.

El protagonismo de la reina Letizia en la cena de anoche fue absoluto. Ni siquiera la presencia de Isabel Preysler, que acudió acompañada de su pareja, el premio Nobel peruano MarioVargas Llosa, pudo hacerle sombra.

La cena que abrió la visita deEstado del presidente de Perú, que continúa hoy con un recorrido por la feria de arte Arco, dedicada al país sudamericano, contó con numerosas personalidades de diferentes ámbitos. Presidida por el rey Felipe VI, asistieron las principales personalidades del Estado, encabezadas por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y su esposa, Begoña Gómez.También acudieron la presidenta del Congreso,Ana Pastor; el presidente del Senado, PíoGarcía Escudero; el del TribunalConstitucional, Juan José González Rivas; y el del Supremo, Carlos Lesmes Serrano. Junto a ellos, los presidentes de algunas de las empresas más importantes del país, firmas como Telefónica,Repsol y Abengoa.

Durante la cena, el Rey garantizó al presidente de Perú, Martín Vizcarra, el total apoyo de España a las aspiraciones de su país ante la celebración del bicentenario de su independencia y confió en que esa efeméride sirva para fortalecer aún más la relación bilateral. Una cena de gala en la que Vizcarra ha invitado a los reyes a visitar de nuevo su país en 2021 en la celebración de ese bicentenario.

En los discursos del Rey y del presidente peruano no se citó la situación en Venezuela, a la que sí había aludido Vizcarra horas antes en su intervención en una sesión conjunta del Congreso y el Senado para abogar por el mantenimiento de la colaboración entre España y Perú para restablecer la democracia frente al régimen de Nicolás Maduro.

Felipe VI, que recordó el viaje que el pasado mes de noviembre realizó junto a la Reina a Perú, considera que el hecho de que ambas visitas se hayan realizado en tan corto espacio de tiempo demuestra la naturaleza privilegiada de las relaciones bilaterales. De forma especial ha resaltado que coincidan con el inicio de las actividades de conmemoración del bicentenario de la independencia de Perú, que se celebrará en 2021.

El Rey se refirió además a unas palabras de Vizcarra sobre esa conmemoración en las que dijo que «el bicentenario nos invita a soñar» para añadir que contribuye también a pensar «no solo en el mejor Perú que pueden construir sus ciudadanos, sino en cómo España y los españoles pueden contribuir a este mejor Perú. Contáis con el apoyo decidido de España», subrayó el monarca dirigiéndose a Vizcarra, ante el que destacó la importancia de los acuerdos bilaterales que se van a firmar durante esta visita.

El Rey señaló que, además de la cooperación desde instituciones públicas, también los actores privados españoles contribuyen al desarrollo de Perú, y añadió que las empresas de España quieren seguir contribuyendo a su crecimiento «equitativo, competitivo y sostenible». Al hilo de ello, se mostró seguro de que también los inversores peruanos sabrán apreciar las ventajas de España como destino de sus proyectos.

Para Felipe VI, en el camino hacia la construcción de un país mejor con vistas a su bicentenario, el ingreso de Perú en la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) será un hito importante, y ratificó el apoyo de España a esa aspiración. Una cena que sirvió para estrechar lazos y en la que la reina Letizia brilló con luz propia.