Una trabajadora denuncia el mal trato recibido durante la boda de Pilar Rubio y Sergio Ramos

Pilar Rubio y Sergio Ramos, en una imagen publicada por la presentadora del día de su boda. /INSTAGRAM.
Pilar Rubio y Sergio Ramos, en una imagen publicada por la presentadora del día de su boda. / INSTAGRAM.

Asegura que les trataron «como a un perro». «Estábamos allí todos desnudos, una vergüenza», asegura

ELCOMERCIO.ES

Pese a que todos los focos de Sevilla estaban puestos el pasado sábado sobre la boda de la presentadora Pilar Rubio y el futbolista Sergio Ramos, la pareja ha tratado por todos los medios de blindar una de las ceremonias más esperadas por la prensa del corazón. No lo consiguieron, como era de esperar, y algunas filtraciones sobre los detalles de su enlace se han ido haciendo públicos. Aunque algunos se han quedado en anécdota, como las relatadas por Pablo Motos y Santi Cazorla en 'El Hormiguero', otras informaciones más delicadas han salido a la luz probablemente para el desagrado de la pareja.

Ha sido el caso del relato ofrecido por una de las trabajadoras de la finca a 'Sálvame'. Escondida bajo el anonimato, la mujer se quejaba del trato recibido: « El equipo de trabajo fatal. Pagan 10 euros la hora. Dijeron unas cosas que después no se cumplieron», explicaba para el programa citado. La empleada hace especial hincapié las formas de del metre que había allí trabajando: «Me trató como a un perro». Asegura además que los trabajadores tenían que cambiarse de ropa todos juntos: «Estábamos allí todos desnudos, una vergüenza. Era la primera vez en mi vida que trabajaba en esas condiciones

La trabajadora también dio algunos detalles sobre el contrato de confidencialidad que tuvieron que firmar y que solo tuvieron unas pocas horas para leérselo detenidamente. Se trataría de un documento de carácter «indefinido» en el que establecía que no podía hablar ni grabar y que, si lo hacían, podían llevarles a juicio e indemnizar con 100.000 euros. «Las partes acuerdas que con el incumplimiento de este contrato, a parte del daño efectivo derivado, la parte receptora deberá indemnizar a la parte contratante con un importe de 100.000 euros».

«Se entiende por información confidencial cualquier dato de carácter empresarial, legal, financiero, técnico, industrial, publicitario, personal, así como planes de negocio, mercados, información económica, diseños de sitios web, softwares, temas, contenido publicitario, marcas comerciales, otros derechos de propiedad industrial e intelectual incluyendo comunicaciones verbales», es decir cualquier información que vean o escuchen dentro de la boda de Sergio Ramos y Pilar Rubio, que son los dueños de la misma y los únicos autorizados a manejarla. «Las partes aceptan que esta información confidencial es exclusiva propiedad de la parte contratante, por lo que la divulgación de la misma puede suponer un perjuicio para ellos».

Al finar este contrato los trabajadores no podrían dar ningún tipo de información que pudieran obtener del evento en sí o sobre cualquier cosa que pudiera ocurrir en él. «La parte receptora se compromete a no venderla, intercambiarla, publicarla, reproducirla o revelarla a nadie de ninguna forma sin el consentimiento previo de la parte contratante. Cualquier información que hayan adquirido durante la prestación de los servicios continuará siendo confidencial, salvo que sea de dominio público o revelada por un tercero, mientras este contrato siga vigente -siendo la vigencia por un plazo indefinido-».

Tal y como desvelaron desde 'Sálvame', de esta forma la pareja se asegura que nadie pueda nunca revelar nada, guardándose el derecho a destruir o desaparecer cualquier aparato que tuviera datos de este tipo como por ejemplo fotos o vídeos. «La parte contratante tiene el derecho a exigir la devolución o destrucción de todos los materiales que supongan información confidencial».

Más información