Espicha de récord

Aspecto que lucía ayer el recinto ferial Luis Adaro durante la espicha organizada por los ingenieros para recaudar dinero para el viaje de fin de carrera. / ARNALDO GARCÍA
Aspecto que lucía ayer el recinto ferial Luis Adaro durante la espicha organizada por los ingenieros para recaudar dinero para el viaje de fin de carrera. / ARNALDO GARCÍA

Estudiantes de cuarto año organizaron la fiesta para financiarse el viaje de fin de carrera a Riviera Maya

PABLO SUÁREZ GIJÓN.

Cerveza, sidra, vino y bollos preñaos. Esos fueron los ingredientes de la macrofiesta organizada en la tarde de ayer por los estudiantes de cuarto año de ingeniería, que consiguieron reunir en el recinto ferial Luis Adaro a 1.500 jóvenes, un récord total en las ya tradicionales espichas de ingeniería.

Los futuros ingenieros llevan todo el año organizando este tipo de festejos con el fin de recaudar el dinero suficiente para financiarse el viaje de fin de carrera, que pretenden sea a la Riviera Maya. «El buen tiempo ha ayudado muchísimo a que agotásemos las entradas», afirmó Julián Gonzáles, estudiante de ingeniería eléctrica y uno de los principales impulsores de la cita.

Lo ingresado por las entradas, vendidas a un precio de ocho euros, será, sin lugar a dudas, un gran empujón para la consecución del objetivo final. «Nos hemos gastado casi 8.000 euros en organizar la fiesta, pero creo que el beneficio será grande», confesaba González con evidente orgullo tras el rotundo éxito de lo que ellos llaman 'espicha'.

Antes de esta macrofiesta, los alumnos también habían organizado dos eventos en la discoteca El Jardín, los cuales también resultaron muy rentables desde el punto de vista económico. «En una de las fiestas también conseguimos llenar El Jardín, así que de momento estamos contentos», comentó González, uno de los jóvenes que se quedaron a recoger toda la basura que había sido acumulada en el recinto durante la celebración. «Ahora nos queda recogerlo todo tal y como prometimos», explicó en referencia al compromiso adquirido con los propietarios del registro para obtener el permiso de celebrar la 'espicha'.

Herido en la cara

Pese a que en la fiesta reinó un ambiente tranquilo, se registraron algunas peleas entre varios asistentes. El susto más grave fue el protagonizado por un joven que presentaba una herida en la cara tras haberse caído al suelo a consecuencia de la borrachera, y que fue atendido por la patrulla de la Policía Nacional desplazada para controlar la situación.

 

Fotos

Vídeos