El estilo de Guardiola

Andreu posee las características de juego de la 'fábrica' del Barcelona, de la que salió para hacerse un hueco en el Málaga y desde la pasada temporada en Gijón

MANUEL ROSETY

Hubo una época en la que los equipos de base del Barcelona tenían cierta predilección por hacer jugadores del estilo de Guardiola. De esa 'fábrica' surgió Xavi Hernández, entre otros, pero no todos tenían posibilidad de encontrar una proyección que los llevara al primer equipo. Este es el caso de Andreu, quien, cuando se dio cuenta de que no tenía posibilidades de llevar una línea ascendente en su casa, optó por buscar fortuna fuera.

Así es como el barcelonés llegó a Málaga, para probar fortuna en el filial malacitano, aunque al finalizar su primera campaña se le torcieron los planes por el descenso del primer equipo, el cambio de dueños en un club que empezaba a acusar una situación económica complicada. Y en medio de ese río revuelto apareció el Sporting para hacer una operación rápida.

El fútbol de Andreu encajó bien en el Sporting. Es un jugador que aporta dinamismo y fue una de las revelaciones de la primera vuelta en la pasada campaña. Su rendimiento en varios partidos resultó sobresaliente, aunque donde puso el listón más alto fue en Valdebebas, ante el Castilla, donde tuvo un dominio total del centro del campo, junto con Míchel, ante una pareja de pivotes que se rifa media España, como son Javi García y De la Red.

Contratiempos

Si la trayectoria de Andreu en el primer tercio liguero fue buena, los contratiempos le cortaron la continuidad. En Castellón fue expulsado con una tarjeta roja directa más que rigurosa. Luego tuvo un problema en un tobillo y más tarde fue uno de los afectados por las rotaciones del míster.

En el paréntesis invernal, el mallorquín Serra Ferrer, entrenador del AEK de Atenas, pulsó la posibilidad de llevárselo de Gijón. La propuesta era una cesión hasta junio, con opción a compra. El Sporting no tuvo en consideración la petición del técnico balear, quien conocía a Andreu de su etapa en los filiales del Barcelona.

En el inicio de la pretemporada entró en la primera prueba como pivote único, aunque la expulsión de Iván Hernández en León lo retrasó a defensa central. Aparentemente, la idea de Preciado es la de jugar con dos pivotes, lo que parece que le tocará, junto a Míchel, aunque la competencia le llega con la incorporación de Matabuena, por una parte, y con la función que puede realizar Iván Hernández, por otra, además de tener en cuenta a Landeira y De Lucas, que no renuncian a un puesto.

De todas formas, las características de cada uno son diferentes y el estilo de juego de Andreu es de recuperación y dar un buen tratamiento a la salida del balón, además de gustarle tirar a portería desde fuera del área, que es una de las asignaturas pendientes en el fútbol español. Es un 'guardiolita' de 24 años en plena madurez y que aún tiene mucho que decir.