La reconversión del Fundoma terminará a principios de 2009

El Orfanato Minero remodela a la vez el centro de servicios comunes, el de menores y discapacitados La inversión supera ya los 10 millones de euros

SUSANA NEIRA

Menores, mayores y personas con discapacidad convivirán en el inmenso complejo de la Fundación Docente del Orfanato Minero de Asturias (Fundoma) a partir del primer semestre de 2009. Ésta es la fecha que la dirección del centro se ha fijado para terminar la reconversión de las instalaciones.

Se cumple ahora el primer aniversario del cambio de rumbo de la institución. Doce meses atrás, el patronato firmó un importante convenio con la Consejería de Vivienda y Bienestar Social, que incluye la renovación en los edificios. El Fundoma se comprometió a adecuar las instalaciones para usos sociales, con una inversión que ya supera los diez millones de euros.

A cambio, el Principado le alquilará las instalaciones durante los próximos 20 años, con posibilidad de prórroga, y se encargará de su funcionamiento. Abonará 37.100 euros mensuales fijos más 500,32 por cada una de las 273 plazas ocupadas al mes.

El orfanato no ha perdido el tiempo aunque avanza sus obras «con tres meses de retrasos» por demoras administrativas, como la concesión de licencias municipales, reconoce su gerente, Dimas Suárez. Prevé financiar esta inversión con la venta de terrenos en Prados de la Fuente y con fondos mineros.

Las máquinas y los operarios ocupan el complejo desde hace meses. De hecho, ya está prácticamente acabado uno de los edificios centrales, que albergará la cocina, con cámaras industriales y enormes planchas y fogones; el inmenso comedor, que funcionará en régimen de autoservicio; y la lavandería.

Empezará a funcionar a partir del próximo 1 de setiembre para dar servicio a otros centros del Fundoma al margen de los renovados para el convenio. Como no todos los residentes podrán desplazarse hasta allí, la comida llegará a las residencias de personas no válidas a través de furgonetas.

La empresa El Corte Inglés también prevé finalizar la adaptación de 'El chalé', una residencia de menor tamaño que acogerá a 13 menores de entre 12 y 18 años, a mediados de setiembre. «Lo entregaremos al Principado, que tendrá que equiparlo. Pero por nuestra parte ya podría comenzar a funcionar este año», aseguró Suárez.

A unos metros, las máquinas trabajan en otra parcela. Tras el derribo del edificio 'Arco Iris' el pasado diciembre. la empresa Procoin procede ahora a la construcción de un nuevo centro para personas con discapacidad, que dispondrá de 54 plazas. El gerente del Fundoma calcula que la adjudicataria dejará listo el edificio para entregárselo a la Consejería de Bienestar Social en mayo de 2008.

Antes de esa fecha, «en el último trimestre del año», llegará el derribo de 'El trasgu'. Ofrecerá el mismo uso y número de plazas que el 'Arcos Iris'.

El último de los cuatro edificios que forman parte del convenio también tiene un nombre simbólico. 'El trisquel', que será residencia de ancianos con capacidad para 72 plazas, aún permanece intacto, pero también necesita cambios. Llegarán a finales de año.

Niños de la minería

La construcción de nuevos edificios era necesaria. Han pasado más de 70 años desde que Manuel Llaneza y un grupo de empresarios lo fundaron para dar acogida a los niños de la minería.

El edificio cambió de uso cuando las tropas franquistas incautaron el complejo, que lo convirtió en hospital provincial. No recobró su uso hasta los 60. Y en los 90, se cambio la forma estatuaria para convertirse en fundación. Mientras, la estructura de los edificios se han ido resintiendo.

Fotos

Vídeos