Este Sporting hace historia

El equipo rojiblanco, el único que se mantiene invicto en la Liga de Fútbol Profesional, nunca había tenido un arranque tan fructífero y prometedor

MANUEL ROSETY MROSETY@ELCOMERCIODIGITAL.COM
EN RACHA. Los jugadores del Sporting celebran el gol de Kike Mateo en el partido frente al Albacete. / J. BILBAO/
EN RACHA. Los jugadores del Sporting celebran el gol de Kike Mateo en el partido frente al Albacete. / J. BILBAO

El triunfo en Anoeta permite al Sporting presentar los mejores números de su historia liguera en las primeras nueve jornadas. Nunca se vivió algo así. Los rojiblancos transmiten una ilusión especial en su afición con este esperanzador inicio de temporada. Los de Preciado, de hecho, son los únicos de la Liga de Fútbol Profesional que se mantienen invictos, tras las derrotas de anteayer del Madrid y el Barça. La base para un proyecto que pueda fructificar está puesta. La meta es el ascenso.

Tras la jornada del fin de semana, el conjunto gijonés es segundo clasificado, después del triunfo del Málaga y del empate del Numancia en su visita a Vigo, con seis victorias y tres empates, sin conocer la derrota y con una trayectoria que ofrece una imagen de seguridad.

En toda su trayectoria liguera, el Sporting sólo superó la jornada novena sin conocer la derrota en dos ocasiones. En la temporada 1964-1965, el conjunto gijonés, entrenado por José Luis Molinuevo, perdió el primer encuentro en la undécima jornada, en Sabadell, por un apretado 3-2. En la campaña 1976-1977, en el debut de Vicente Miera, el conjunto rojiblanco sufrió su primer tropiezo en la décima jornada, en Getafe, por un tenso 1-0.

En ambos casos, los coeficientes de puntos eran inferiores a los actuales. En la etapa de Molinuevo, el equipo gijonés sólo había ganado tres partidos, con seis empates, y con Miera sumó cinco triunfos y cuatro igualadas.

Con Novoa, espectacular

El inicio más espectacular fue en Primera División, con José Manuel Díaz Novoa en el banquillo. Se vivió en la campaña 1979-1980, en la que los rojiblancos ganaron los siete primeros encuentros, empataron en la octava jornada, en Almería, y fueron derrotados en El Molinón, en el noveno encuentro, contra el Zaragoza. Los siete triunfos gijoneses fueron logrados ante el Sevilla, Las Palmas, Valencia y Barcelona, en El Molinón, y en los campos del Atlético, Athletic y Rayo.

Otro registro, también en Segunda División, fue en las campañas 1950-1951, en la que el equipo gijonés logró su segundo ascenso, y 1955-1956, con siete victorias que sumarían la misma puntuación que la que tienen ahora los rojiblancos, pero con dos derrotas. La actual campaña es en la que el Sporting tiene mejores coeficientes, en comparación con las anteriores. Por otro lado, los rojiblancos presentan un estilo de juego que provoca unas buenas expectativas, tras cumplirse la décima temporada consecutiva en Segunda División.

Tras la jornada del pasado fin de semana, el equipo rojiblanco cuenta con una ventaja de siete puntos sobre el cuarto clasificado con opciones de ascenso, que es un grupo de equipos compuesto por el Elche, el Racing de Ferrol, el Córdoba y el Hércules, que contabilizan catorce puntos. Queda excluido el Sevilla Atlético, que no puede ascender, dada su condición de filial.

En este inicio liguero, el Málaga es el equipo más fuerte en puntuación, pero el conjunto andaluz, entrenado por el gijonés Juan Ramón López Muñiz, gana los partidos con bastantes apuros. El Numancia lleva una trayectoria más parecida a la del Sporting, por su estilo de juego. Son los tres equipos que en esta primera fase de la competición empezaron a distanciarse de sus perseguidores.

Los recién descendidos, que eran los principales favoritos, tienen bastantes problemas de adaptación. La Real fue superada por el Sporting el sábado y el Nástic perdió con la visita del colista Albacete al campo tarraconense, en una de las sorpresas de la jornada. El Celta cedió un empate al Numancia, con un coste caro, ya que perdió al central Rubén, por expulsión, y a Canobbio, lesionado. Además, el entrenador López Caro no podrá sentarse en el banquillo de El Molinón, por haber sido expulsado.

El campo gijonés, pese al horario matinal, registrará un buen ambiente, con la necesidad de ganar, para seguir marcando diferencias.

Fotos

Vídeos