Fomento abre hoy el tramo Llera-Grado y acaba la mitad de la autovía a La Espina

La inauguración de la segunda calzada, que mide 8,7 kilómetros y ha costado 51,3 millones, dejará la villa moscona a diez minutos de Oviedo

RAÚL ÁLVAREZ

La autovía del Suroccidente (A-63) ya alcanza Grado, que a partir de hoy quedará a menos de 20 kilómetros y a unos 10 minutos de Oviedo. El Ministerio de Fomento abre este mediodía al tráfico la segunda calzada del tramo entre la localidad de Llera y la villa moscona, que completa el desdoblamiento de un recorrido de 8,7 kilómetros cuya primera calzada lleva en servicio desde febrero de 2004. Las obras han costado 51,3 millones de euros y no han estado libres de críticas de los alcaldes de la comarca, que en ocasiones han manifestado su impaciencia por el «lento avance» de los trabajos. Los reproches, en todo caso, empiezan a quedar atrás. La A-63 ya se encuentra aproximadamente a mitad del camino entre la capital asturiana y el alto de La Espina y todos sus tramos están en servicio o en obras.

Después de tres años y medio en los que la primera calzada de la autovía ha servido como alternativa de doble sentido al viaje por el sinuoso trazado de la vieja N-634, el desdoblamiento quedará a disposición de los conductores en cuanto el delegado del Gobierno y el presidente del Principado den por concluido el acto inaugural en la boca Norte del túnel de Peñaflor. Con sus 811 metros de longitud, ese paso subterráneo es la estructura más notable de un tramo en el que también se han construido cuatro viaductos para salvar el arroyo de La Barrera, los ríos Sama y Cubia y la población de Vega de Anzo.

Calendario modificado

La inauguración llega a tiempo de atender a la operación especial de tráfico con motivo del puente de Todos los Santos y de cumplir el último plazo de apertura comprometido en agosto por Antonio Trevín, que anunció la puesta en servicio del desdoblamiento para el mes de octubre. La fecha de apertura se ha retrasado más de año y medio en relación a las primeras previsiones. El relevo en el poder tras las elecciones de 2004 introdujo modificaciones en un proyecto concebido por un Ejecutivo del PP como parte del Plan de la Minería y modificado después por el equipo de Magdalena Álvarez en Fomento.

Como es habitual en Asturias, a causa del complicado perfil del terreno el coste las obras ha resultado elevado. A pesar de que el proyecto, diseñado para una velocidad de 80 kilómetros por hora, consiste exclusivamente en la duplicación de la primera calzada, la inversión necesaria para cada kilómetro del trazado ha ascendido a 5,8 millones de euros.

Tramos pendientes

A pesar de ese esfuerzo, el paso de la autovía por la villa de Grado aún no está completamente solucionado. Fomento aún debe rematar la variante de la localidad, un tramo de 1,8 kilómetros entre los dos enlaces de acceso al centro urbano desde el este y el oeste. Si se cumplen los plazos anunciados, las obras terminarán en pocos meses y la ronda estará abierta en enero de 2008.

Menos concreta es la planificación de los otros cinco tramos en los que el ministerio ha dividido los 23 kilómetros de trazado entre Grado y La Espina. Su construcción costará alrededor de 250 millones de euros. El más avanzado es el que abarca la primera calzada entre Salas y el final de la autovía, que está en la fase final de las obras y también podría entrar en servicios a principios del próximo año. La segunda calzada no estará lista hasta enero de 2010, según la última estimación realizada en público por Trevín sobre el calendario.

Los tres tramos intermedios (Grado-Doriga, Doriga-Cornellana y Cornellana-Salas) ya están en obras, pero Fomento no ha indicado el plazo de entrega. Los trabajos están más avanzados en el primero, adjudicado en 2006, que los dos últimos, cuya adjudicación se resolvió en el primer trimestre de este año.

Planes de prolongación

Los proyectos del Gobierno central y el Principado para los próximos años incluyen una prolongación de la autovía. La Administración regional tiene en marcha la construcción de la vía del Suroccidente, que pasará por Tineo y Cangas del Narcea para llegar al límite con la provincia de León. Desde allí, espera contar con la colaboración de la Junta castellanoleonesa y de las autoridades de Portugal para configurar un corredor que avance hacia Ponferrada y Oporto.

Por su parte, Fomento ha incluido en el Plan Estratégico de Infraestructuras del Transporte (PEIT), vigente hasta 2020, la continuación hacia el norte de la A-63, que de esa manera enlazaría en Canero con la autovía del Cantábrico. Trevín ha atribuido esos planes a la gestión del PSOE, minimizando la importancia de los proyectos heredados del PP, y ha ensalzado el compromiso de José Luis Rodríguez Zapatero «con el fin del aislamiento del Noroeste».

Fotos

Vídeos