Un fallo en un transformador de HC en Carrió deja una hora sin electricidad a Arcelor

El estruendo y la humareda provocados por el cortocircuito desataron la alarma en las poblaciones de Aboño y Albandi

|
Un fallo en un transformador de HC en Carrió deja una hora sin electricidad a Arcelor

M. Moro / A. Santos Gijón / Aboño

Un fallo en un transformador de potencia de 220.000 voltios, que forma parte de la subestación de HC Energía en Carrió y alimenta a Arcelor Mittal, desató ayer la alarma entre las poblaciones de Aboño y Albandi.

Una portavoz de la compañía eléctrica aseguró a EL COMERCIO que lo que los vecinos identificaron como una fuerte explosión no fue tal, sino un cortocircuito que afectó únicamente a la compañía siderúrgica. Ésta se quedó una hora sin suministro eléctrico, contratiempo que obligó a quemar gas en las instalaciones de baterías de cok de Avilés y generó una intensa humareda en todo el entorno de Llaranes.

El incidente en el transformador de intensidad se produjo a las 12.30 horas del mediodía en la subestación eléctrica que HC Energía tiene en el alto de Carrió. Está en las inmediaciones de la central térmica de Aboño y a ella se llega por La Sabarriona, carretera que une Aboño con Albandi, en el término municipal de Carreño.

La avería eléctrica en el transformador de 220 kilovoltios fue seguida de una columna de espeso humo negro que pudo divisarse desde varios kilómetros a la redonda como desde la zona de Xivares.

El fuerte estruendo, que en las poblaciones más próximas a la subestación compararon «con el de una bomba», llevó a los atemorizados vecinos de Albandi a avisar a la Policía Local de Carreño. Una patrulla de este cuerpo policial se presentó de inmediato en la zona y puso los hechos en conocimiento del servicio de emergencia 112 y al retén de guardia de HC para facilitar las labores de extinción del incendio que se declaró en las instalaciones.

A la vez que llegaron los bomberos, un técnico de HC procedió a cortar el suministro en todos los grupos eléctricos de la subestación para evitar nuevas sobresaltos y facilitar la extinción del incendio con agua. En concreto, el cortocircuito afectó a uno de los componentes de las instalaciones, denominado trafo, de aspecto espiral y grandes dimensiones, situado en la zona más próxima a la carretera de La Sabarriona.

Caída de cascotes

De hecho, además, del ruido parecido a una explosión y la columna de humo también cayeron cascotes a la calzada, lo que aumentó la alarma de los vecinos del poblado de Aboño, situado a escasos cien metros del lugar del incidente.

Los bomberos extinguieron el incendio en pocos minutos, aunque los técnicos de HC desplazados hasta la zona tardaron bastante más tiempo en analizar lo sucedido e intentar poner en marcha los grupos eléctricos que no habían resultado dañados.

Fuentes de HC consultadas por este periódico aseguraron que el fallo del transformador fue fortuito, como cuando se estropea un ordenador, y no tuvo como causa ningún elemento externo.

No hubo consecuencias en el suministro eléctrico a particulares, ya que los grupos afectados sólo abastecen a la industria pesada de la zona.

La subestación siniestrada ayer sufrió otro incendio en setiembre de 2006 en una de sus celdas de distribución de 20 kilovoltios. En aquella ocasión los vecinos de los barrios de Jove y La Calzada, en Gijón, se quedaron 40 minutos sin suministro eléctrico. Fue cuando cayó sobre la zona una tromba de agua que dejó 81 litros por metro cuadrado, el mayor registro en 25 años. Los destrozos de aquel incendio fueron reparados por HC Energía en tiempo récord.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos