'Alizia 21' actualiza en el Palacio Valdés la obra de Lewis Carroll

Konjuro Teatro presenta hoy su particular versión de 'Alicia en el país de las maravillas', que quiere llevar por los escenarios nacionales

C. BARTSCH
PRESENTACIÓN. Sonia Vázquez, Ana María Blanco y Jorge Moreno, ayer en el Palacio Valdés. / MARIETA/
PRESENTACIÓN. Sonia Vázquez, Ana María Blanco y Jorge Moreno, ayer en el Palacio Valdés. / MARIETA

El conejo es una conejita 'Playboy' que en vez de reloj utiliza un móvil; el ratón es un Micky Mouse alcoholizado; la oruga se transmuta en funcionario, y la inocente Alicia se convierte en Alizia, una joven gótica algo gamberra y con un punto de mala leche. Konjuro Teatro presentará esta tarde en el Palacio Valdés su particular versión de 'Alicia en el país de las maravillas', titulada 'Alizia 21', una aproximación a la obra de Lewis Carroll «desde un punto de vista más adulto y contemporáneo, una parodia de muchos aspectos de la sociedad actual», tal y como explicó ayer el autor y director de esta adaptación, Jorge Moreno.

Estrenada a principios de este mes en el teatro Jovellanos, la obra refleja en clave «gamberra, con momentos de sexo y violencia y demás cosas políticamente correctas» algunos aspectos de la sociedad española y, por ende, occidental. Y lo hace sirviéndose para ello en los personajes creados por Carroll, que incluso aparece en la obra como un pederasta. Según explicó Moreno, el montaje «tiene momentos de mucha hilaridad, pero también escenas que te pueden dejar abatido. Produce ese efecto de 'sonrisa congelada' cuando nos damos cuenta de que de lo que nos reímos ocurre en la realidad».

Para poner en escena una obra tan personal, el actor y director ha recurrido a su compañía de siempre, Konjuro. «A la hora de confeccionar soy bastante conservador, sigo con la gente con la que trabajo bien. Cada vez que afronto montajes de estas características vuelvo a lo mío», explicó Moreno. En esta ocasión, la Alizia con zeta más «principesca y presidencial» está interpretada por Sonia Vázquez, que destacó las diferentes perspectivas que ofrecen todos los personajes, empezando por el suyo. «Pasa un periplo parecido al personaje del cuento, encontrándose con personajes que le sacan de sus casillas y la desconciertan», explicó. Un viaje que, paradójicamente, comienza en el zulo donde un pederasta mantiene secuestrada a la chica. Un planteamiento polémico para una obra muy crítica. «El teatro no deja de ser el espejo en el que nos reflejamos», subrayó en este sentido Ana María Blanco, una de las intérpretes.

Tras su paso por el ciclo 'Hecho en Asturias', la obra pasará por escenarios de toda Asturias y para el año que viene está previsto su salto fuera de la región. Su primer destino será el teatro Cervantes de Arnero, en La Rioja.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos