Escritor precoz y polifacético

L. A. R.

Hombre de letras. Humanista. Observador y polifacético. Narrador, poeta, dramaturgo y periodista. A Joaquín Alonso Bonet habría que agradecerle su ingente labor literaria, pero sobre todo la aportación documental que a través de sus escritos, artículos, poemas y narraciones llega a nuestros días del Gijón y la Asturias de antaño.

Nacido en octubre de 1889 en el seno de una familia modesta, el joven Bonet se desvela como una pluma precoz. Su paso por el Instituto Jovellanos y, aunque breve por el colegio de los hermanos de la Salle, marcaron su formación inicial, pero escasa, dado que siempre fue considerado un autodidacta que renunció a la enseñanza reglada.

El joven Alonso Bonet iba para administrativo, dada su preparación en materia mercantil, cuando se cruzó en su camino 'El Publicador' y ese contacto con los medios de comunicación cambiaría su vida. Tenía EL COMERCIO veinte años de vida cuando el joven periodista ingresa en sus filas para desarrollar una labor que pronto será reconocida.

Pasa a redactor jefe primero y a director del diario después compaginando su labor como informador con su incursión en otras facetas literarias como la poesía, el teatro y la dramaturgia. En 1922, Alonso Bonet dirige 'La Prensa' hasta la guerra civil que produjo en su biografía, como en todos los ámbitos sociales, culturales y empresariales, un obligado impás. Al fin de la contienda, comienza su trayectoria en 'Voluntad', diario que dirigirá hasta su jubilación en el año 1954.

Su capacidad para discernir la realidad, para asimilar el desarrollo de los acontecimientos que le rodeaban en su Gijón cercano le convirtieron en cronista oficial de la villa y su puerto y gracias a ello dejó publicaciones de valioso contenido como 'Biografía de la villa y puerto de Gijón', 'Pequeñas historias de Gijón' y 'Asturias en el pensamiento de Jovellanos', entre otras. Como dramaturgo y novelista dejó amplia bibliografía con títulos como 'Momentos de Mallorca', 'Historia de un niño español', La comedianta, 'El trébol de San Juan', 'Crónica de la beatificación de fray Melchor García Sampedro', 'El calvario de piedra', 'El último afrancesado', 'Una farsa de antaño' y 'Don Guzmán de Castilla', pieza representada con éxito en el entonces Teatro Dindurra, y posteriormente en Madrid. Fue colaborador del 'Abc', 'El Debate' y 'Carbayón' y recibió, entre otras distinciones, la manzana de oro del Centro Asturiano de Madrid.

Bonet no vivirá el paso de la dictadura a la democracia, pues falleció en 1975.