Bilic ya es jugador del Sporting

El deseo del delantero croata de regresar a Gijón fue determinante para que el Rapid de Viena le diera la carta de libertad sin ningún tipo de compensación Se comprometió con el club rojiblanco para las dos próximas temporadas con opción a una tercera

JAVIER BARRIO
Bilic ya es jugador del Sporting

La afición del Sporting tiene desde anoche un nuevo ídolo. Más bien lo recupera. Mate Bilic se convirtió ayer en el segundo fichaje del club en el mercado de invierno, por detrás del colombiano Carlos Hidalgo. El delantero croata se comprometió con la entidad rojiblanca para las dos próximas temporadas, con opción a una tercera en función de los objetivos que alcance.

El Sporting quería a Bilic y Bilic al Sporting, pero, aun así, la operación no estuvo exenta de dificultades porque las negociaciones, adelantadas por EL COMERCIO, se complicaron ayer por la tarde. Prueba de ello fueron las siete horas que duró la reunión entre Alfredo García Amado y los dirigente del Rapid de Viena en Austria, a donde el director general había viajado anteayer.

Las cuestiones económicas parecían un obstáculo casi insalvable. El club austriaco no quería que el jugador se marchara sin pagar peaje. Quería una contraprestación a su salida. Bilic todavía tenía contrato hasta el próximo mes de junio. Y este fue el principal escollo de la operación.

La negociaciones fueron muy duras y comenzaron a enfriarse mediada la tarde. Parecía que el fichaje no iba a llegar a buen puerto. Sin embargo, el jugador intervino personalmente en la reunión y dejó claro su interés por retornar a Gijón y por abandonar el equipo austriaco. No quería seguir en la Bundesliga y la propuesta del Sporting le agradaba. Mucho. El Rapid de Viena se encontró en un callejón sin salida y tuvo que dejar a Mate Bilic firmar por el Sporting sin recibir nada a cambio. Final feliz.

El club rojiblanco, por medio de Alfredo García Amado, viajó a Viena con los contratos en la mano y con la esperanza de poder cerrar un acuerdo cuanto antes. El interés del delantero por recalar -por segunda vez- en la ciudad ha sido una baza muy importante para jugar y para que las negociaciones culminasen de forma satisfactoria. De hecho, el director deportivo del club rojiblanco, Emilio de Dios, reconocía horas antes de que se alcanzase el acuerdo que «el punto de partida es que el futbolista quiere venir porque, en caso contrario, no podríamos hacer nada por traerlo».

Con la formalización del contrato, el Sporting recupera a uno de sus delanteros más eficaces. El máximo goleador de hace cuatro temporadas. Un atacante peligroso, veloz, potente y con mucha definición. En esa línea, Emilio de Dios explicó que «es una opción que llegó y nos agradó porque había dejado una gran imagen en la entidad».

Las palabras del director técnico de la entidad rojiblanca se remontan a la campaña 2003-2004, cuando el jugador croata llegó a Gijón y se convirtió en uno de los referentes del equipo que dirigía, por aquel entonces, Marcelino García Toral. Bilic tenía la difícil tarea de hacer olvidar a David Villa, que el año anterior había celebrado veinte goles que le catapultaron hacia Zaragoza.

Muy querido

Su personalidad y su carisma le convirtieron en un jugador muy querido. También los quince goles que contabilizó al término de aquella liga, lo que le sirvió para ser muy cotizado dentro de la categoría.

Después de marcharse de Gijón, Mate Bilic, que pertenecía al Zaragoza, pasó inadvertido en el Córdoba y el Lleida. Allí se terminó su aventura en España. El año pasado, el delantero croata fichó por el Rapid de Viena, un equipo que milita en la Bundesliga austriaca. Con el equipo vienés, Mate Bilic llevaba seis goles, a pesar de que perdió la titularidad hace casi dos meses.

La llegada de Bilic ha cerrado, definitivamente, el capítulo de los delanteros y asegura la llegada de un jugador contrastado, goleador y que conoce perfectamente la categoría. Y lo más importante de todo es que no va a necesitar un período de adaptación. Con él, Preciado tendrá el delantero de garantías que reclamaba tras la marcha de Edwin Congo.

Por el contrario, la aportación Carlos Hidalgo sigue siendo una incógnita que se resolverá cuando comience a ejercitarse a las órdenes de Manuel Preciado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos