El albergue de Serín acogió 433 perros y dio en adopción 406 el pasado año

Caballos, cabras, conejos, ardillas, tortugas y gatos también pasaron por las instalaciones

O. ESTEBAN
ANIMALES. Pilar Pintos observa a algunos de los perros. / P. UCHA/
ANIMALES. Pilar Pintos observa a algunos de los perros. / P. UCHA

Algunos gijoneses abandonan a sus mascotas, pero otros se encargan de acogerles en sus casas. En 2007, llegaron un total de 433 perros al albergue municipal de animales de Serín y la perrera de Poago, gestionados por la Fundación Altarriba. Por contra, salieron 483. De estos, la mayoría, 406, fueron adoptados por familias que los acogieron como animales de compañía. El resto o bien fue recuperado por sus dueños después de haberse perdido, o murió. Las cifras son mejores que el año anterior, explicó ayer Alejandra Mier, ya que entraron 60 perros menos, una mejora que se debe, en gran parte, a las campañas de esterilización que Altarriba lleva a cabo.

Bajo la filosofía «el animal que no nace no es abandonado», durante todo 2007 se esterilizó a un total de 992 animales (601 perros y 391 gatos). Estas cifras, asegura Mier, se ven reflejadas luego en el número de ejemplares que son abandonados. Por ejemplo, en 2007 casi no han entrado cachorros. Porque, aunque siempre se haya pensado lo contrario, los perros que aumentan las cifras no son los pequeños, comprados en Navidad y abandonados en verano. Por contra, muchos de ellos son perros viejos de cazadores que, cuando ya no sirven para esa función, son abandonados. Muchos otros han vivido durante años con personas mayores que, al morir o ingresar en una residencia, no encuentran otro hogar que la perrera o el albergue.

Así las cosas, las instalaciones de Serín acogen en estos momentos a 240 perros, la «capacidad real máxima». Mientras, el número de canes de la perrera municipal de Poago varía mucho durante todo el año. Allí se producen las recogidas diarias de perros perdidos y abandonados. Lo que está claro es que ninguno de ellos es sacrificado, ya que es el compromiso al que llegaron el Ayuntamiento y la Fundación Altarriba. De ahí que los grandes esfuerzos estén centrados en la esterilización y la adopción de los animales. En cuanto a la esterilización, Altarriba lleva a cabo una campaña entre las colonias callejeras de la zona urbana y rural. Todas estas cuestiones fueron explicadas ayer, junto a la presentación de la memoria de actividades de 2007, en el albergue de Serín, con la presencia de la concejala de Participación Ciudadana, Pilar Pintos.

Al albergue llegan, sobre todo, perros. Pero no son los únicos animales. Por número, a los canes les siguen los gatos, un total de 94 (de los que 37 fueron adoptados, tres recuperados por sus dueños, 9 fallecieron y dos tuvieron que ser eutanasiados). A Serín llegaron también tres caballos, un periquito, una ardilla, tres conejos, una cabra y dos tortugas. Y todos ellos fueron adoptados casi de forma inmediata. Además, fue recogido un pato, que fue trasladado al parque de Isabel la Católica.