Los vecinos de la zona sur de Laviana alertan de la disputa de carreras ilegales

M. V.

Alta velocidad durante la madrugada y en pleno caso urbano. Esta es la máxima preocupación de los vecinos de los alrededores del colegio de las monjas de la población de La Pola, en el municipio de Laviana. Y es que estos residentes se quejan de que «sobre todo, durante los fines de semana es imposible dormir, ya que a partir de las 3 de la madrugada comienzan rallies por las calles de esta zona con grandes derrapes y frenazos». Se trata de una de las zonas más problemáticas de la localidad. Además de las carreras, son frecuentes las denuncias por ataques al mobiliario público, unos sucesos que también se producen habitualmente los fines de semana.

La queja vecinal ha sido recogida por el grupo municipal del Partido Popular (PP), cuyos concejales han pedido al equipo de gobierno -una coalición entre PSOE e IU- más seguridad y mayor control en las calles de la villa ante «las exhibiciones de rally que se realizan durante los fines de semana». La oposición reclama medidas para que el concejo cuente con el servicio nocturno de su propia Policía Local o de otra fuerza de seguridad ciudadana y muestra su apoyo a las medidas que desde la institución local puedan activarse.

Los lavianeses afirman que los rallys se realizan principalmente en la calle de Asturias .«Entran derrapando desde la avenida de la Libertad», señaló un portavoz vecinal, quien añadió que, aparte de las dificultades para conciliar el sueño, lo más preocupante es que «pueda ocurrir una desgracia porque en esa zona hay muchos jóvenes los fines de semana que sólo están divirtiendose. En bastantes ocasiones, los coches se suben a las aceras debido a la gran velocidad que alcanzan».