Zapatero niega una crisis económica y resta importancia a la caída de la Bolsa

El jefe del Ejecutivo asegura que la relación del Estado con la Iglesia necesita una "clarificación" de las bases en unos parámetros de respeto

REDACCIÓN MADRID
El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. /REUTERS/
El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. /REUTERS

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha adelantado esta mañana que, si gana las elecciones, se "replanteará las relaciones" entre la Iglesia y el Gobierno. En una extensa entrevista en el programa de , en la que ha pasado revista a la actualidad, el jefe del Ejecutivo ha intentado calmar las inquietudes de los ciudadanos al restar importancia a la caída de la Bolsa y negar que España se encuentre en una crisis económica. También ha aprovechado para reprochar al PP su falta de apoyo en la lucha contra el terrorismo y ha desacreditado el "contrato de integración" para inmigrantes propuesto por Rajoy.

Relación Iglesia-Ejecutivo

Tras la la polémica generada por la nota de la Conferencia Episcopal ante las próximas elecciones, en las que se acusaba a algunas leyes aprobadas esta legislatura de poner en riesgo la democracia y hacer retroceder derechos humanos, Zapatero no ha querido dejar pasar la oportunidad para exigir "a algunos cardenales el respeto que el Gobierno les tiene".

Tras advertir que "no me enfado pero no me callo", ha insistido en que después de los comicios reflexionará "con serenidad y con calma" sobre las relaciones entre el Ejecutivo y la Iglesia, y pedirá aclaraciones sobre algunas actitudes de las autoridades eclesiásticas. Las primeras explicaciones las podrá solicitar la próxima al con el Nuncio del Vaticano en España, Manuel Monteiro de Castro, en la reunión que ha anunciado para la próxima semana.

El "contrato de integración" de los inmigrantes

El candidato socialista a la presidencia se ha mostrado sorprendido por los ataques de los obispos a la leyes del Gobierno y "las consideraciones sobre la política antiterrorista" en su nota publicada la pasada semana, y se pregunta "qué pensarían" con respecto a la propuesta electoral de candidato popular, Mariano Rajoy, en materia de inmigración.

Zapatero ha calificado el "contrato de integración" de "absolutamente superfluo" y vacío de contenido, ya que su contrato, como el de todos los ciudadanos, es "cumplir las leyes". En este contexto ha recalcado el "gran esfuerzo" realizado para gestionar las repatriaciones, que ha permitido expulsar del país a 330.000 extranjeros sin papeles en esta legislatura, el 50% más que durante el anterior gobierno.

Tras insistir en que los inmigrantes "tienen un contrato de derechos y de deberes que está en las leyes", ha recordado también que en los últimos dos años entran en España "muchos más inmigrantes regulares" contratados en su país de origen. El líder del PSOE ha reprochado además a Rajoy que cuando él era ministro no se exigía contrato de trabajo y bastaba "un billete de autobús" para acreditar la residencia en España.

No hay expectativa de negociación con ETA

No ha sido ésta la única crítica de Zapatero a su principal oponente en los comicios del 9 de marzo y a su partido. El presidente del Gobierno ha reprobado la actuación de los populares en la lucha contra el terrorismo y ha lamentado profundamente la falta de apoyo del PP, al que acusa de crear un clima de tensión.

Sobre este tema, el jefe del Ejecutivo ha querido ser especialmente claro al precisar que no hay ninguna expectativa de negociación con ETA porque "han perdido dos oportunidades", y ha insistido en que nunca hubo un proceso de diálogo en el que haya existido "tanta transparencia" como en su mandato.

Tras afirmar que "la democracia ha ganado" y que "cada vez queda menos camino por recorrer para acabar con ETA", ha explicado que para lograr la derrota del terrorismo no se pagará ningún precio político.

Según ha comentado el dirigente, no se ha sentido apoyado por el PP en la lucha contra el terrorismo, que ha creado un mayor clima de tensión. Hablando del partido de la oposición, ha querido mandar su apoyo al Alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, al entender que está fuera de las listas del Partido Popular por no estar de acuerdo con la teoría de la conspiración de los atentados del once de marzo.

Zapatero ha negado rotundamente que exista una crisis económica en España, "no hay que ignorar que pasan cosas, pero no hay que exagerar", ha añadido en el programa , de la emisora , tras insistir en que nuestro país ha alcanzado una posición privilegiada en Europa.

Respecto a la tasa de desempleados, Zapatero ha querido aclarar que "no es lo mismo el número de gente que se apunta al paro, que la gente que se queda en paro", porque asegura que hay muchos ciudadanos que se han inscrito en el INEM al cumplir la mayoria de edad. Además, ha anunciado que habrá un ajuste en el sector de la construcción "en el que ya se está trabajando".

El presidente del Gobierno ha afirmado que las sucesivas caídas del Ibex se corregirán "en cuanto mejoren los principales indicadores económicos" y ha señalado que "en cuanto las luces verdes primen más que las luces rojas en la recuperación económica la bolsa se recuperará de sus recientes pérdidas". Zapatero, que ha aclarado que no invierte en bolsa, ha destacado que el mercado español ha duplicado su valor en los últimos cuatro años, y ha señalado que, en líneas generales, "la tendencia global es de incremento".

Relación con EEUU

Preguntado por la polémica sobre el desfile de las Fuerzas Armadas en que no se levantó ante la bandera de Estados Unidos, ha declarado que era una protesta por ver pasear a uno de los países que estaban implicados en la guerra de Irak.

A este respecto, ha declarado que le parece "apasionante" la carrera que se está viviendo para acceder a la Casa Blanca, aunque no ha querido decantarse por ninguno de los candidatos, y que lo esencial es que el sustituto del actual presidente de Estados Unidos, de George W. Bush, solucione los conflictos que en estos momentos tienen abiertos en muchos países.